h1

EL CLUB DE LA LUCHA, AVATAR Y LA GRAN MADRE.

mayo 17, 2010

El Club de la Lucha (Fight Club, 1999) fue no sólo un gran fracaso comercial, sino que la crítica fue especialmente agresiva y demoledora contra ella. Nominada sólo a los efectos de sonido (que perdió frente a Matrix) en los Oscars, en cambio si fue nominada a varios antioscars. Hoy en día, sin embargo, su estatuto de filme de culto hace que tenga un prestigio que recuerda al de Blade Runner (otro fracaso critico y comercial) en los 80.

El Club de la Lucha tiene sin embargo un elemento que todavía pesa sobre él. Varias veces que he hablado del filme con algunas mujeres (y hablo, por supuesto, de mujeres inteligentes y con gusto) el filme no les entusiasma tanto como a mi y siempre me indican que es por que consideran que el filme es demasiado masculino. Incluso un filme de reairmación masculina. Esto me lleva a preguntarme si verdaderamente el filme cumple sos requisitos de masculinidad. Mi respuesta es: Es masculino el Club de la Lucha: SI. Es un filme de reafirmación masculina: Rotundamente NO.

En le Club de la Lucha nos encontramos diversos elementos que hablan precisamente de la masculinidad, pero esos elementos nos devuelven una masculinidad deficitaria. Así El personaje sin nombre de Edward Norton (el Narrador) se mete en un grupo de gente con cancer testicular que afirman que siguen siendo hombres pese a que ya no puedan tener hijos o sus voces se parezcan cada vez más a la de los castrati. Los club de lucha son invariablemente filmados con esa hipermasculinización de los filmes de tios duros de los 80, y obviamente no hay mujeres en ellas. Su rechazo a las mujeres hace que todo el entorno de los fight club sea una fantasia masculina de tipo claramente filogay. Hombres sudorosos que gozan con el choque de sus cuerpos, donde el narrador afirma que, tras una semana, “tu culo parecería esculpido en madera”, y, de hecho, Tyler Durden sostiene que “somos una generación criada por nuestras madres. Me pregunto si una mujer es verdaderamente la respuesta”.

He ahí la clave. La hipermasculización de Tyler Durden y todo lo que rodea al club de la lucha viene porque “han sido criado por sus madres”. El padre de Narrador y por ende el de Tyler Durden se casó con otra cuando eran pequeños y les abandonó (montando franquizias, dice ccon sorna Tiler Durden). Asi que el patriarcado deficitario (la llamada anual que hace Durden no le da la respuesta, al menos de forma que tenga un sentido para él) da paso al dominio del matriarcado. Por eso el Narrador, llora entre las tetas de Dios cuando aparece la gran madre oscura.

Y esa diosa es la que esta detrás de todo el proyecto politico de Tyler Durden. Proyecto politico que se puede entender tanto desde una óptica fascista como de ultraizquierda o simplemente anarquista, pero que tiene dos principios: La destrucción de la civilización (la gran herencia patriarcal) para volver a la Madre Tierra…y el sacrificio como pago a dicha madre tierra. Sacrificio que en un momento dado debe realizarse sobre la mujer que encarno a la diosa al principio, pues hasta la propia mujer puede ser una victima sacrificial a la madre tierra.

Sacrificio a la tierra que esta en la base del terrorismo nacionalista, sea fascista o de ultraizquierda. Las fascinación que el dicurso de Tyler Durden ejerce sobre nosotros los espectadores (pues Tyler Durden es fascinante, no nos engañemos) es la misma que sentían las juventudes hilteranas o la que sienten los cachorros de ETA.

Asi que El Club de la Lucha es una película que retrataba un cierto estado mental de occidente, pero quizás fue demasiado clara, demasiado precisa, como para que la maquinaria de la recepción critica supiera que hacer con ella.

Todo lo contrario de Avatar.

Avatar es, como se ha dicho tantas veces, Pocahontas en el espacio…y Bailando Con Lobos, incluso hasta La Selva Esmeralda. Pero cuando se dice eso la gente olvida que el talento de Cameron ha hecho explicito lo que en esas historias estaba implicito: La adoración a la madre tierra. El imaginario que Disney ya planteaba desde los tiempos de Bambi (la Naturaleza como una madre cariñosa y buena frente a un hombre que es destructivo) hasta Hermano Oso (donde el protagonista decide seguir siendo oso abandonando su lado humano) y que esta presente en todos los filmes de restitución del indigena que ha hecho el cine americano es lo que en Cameron alcanza su perfección.

En Avatar Jake Sully es un paralítico que puede vivir una aventura pulp a lo Rice Burroughs, la mezcla perfecta entre John Carter de Marte y Tarzan. Vive en la selva, doma dragones y se folla a alienigenas de tres metros. La selva de hecho termina obedeciendo sus ordenes. No olvidemos que el mito del Tarzan literario (hasta ahora domado por Hollywood en sus traslaciones cinematográficas) remite tanto al Buen Salvaje como al Superhombre Nietzchano.

Cameron unifica en su personaje esas dos cosas: Sully es un buen salvaje en tanto en cuanto traiciona y abandona la civilización y es un superhombre en cuanto se comunica directamente con la Madre Tierra, que en este caso es Pandora. Asi Sully se enfrenta contra el patriarca, el Coronel, una mezcla muy habil de Jonh Wayne, el Robert Duvall de Apocalipse Now y George Bush, jr, para abrazar a la madre tierra. La civilización patriarcal es destruida por la madre tierra y los alienigenas. Y el espectador lo aplaude porque los representates de la tierra son ejecutivos corporativos o rednecks, mientras que los alienigenas son una mezcla entre gatitos e indios americanos. Sus ojos enormes a lo manga hacen posible la identificación, sus rasgos felinos los hacen atractivos (yo por ejemplo, veo muy atractiva a la alienigena de Avatar, aunque puede que sea una perversión mia) y su conexión nativo americana hacen que decadas de culpabilidad del cine de Hollywood nos hagan aceptar sin reservas que son buenos salvajes, que viven en armonia con el mundo y que son intirinsecamente bondadosos y sabios. Solo un ultracatolico loco como Mel Gibson se ha salido de ese imaginario perroflauta con su esplendida Apocalipto. Pero esa es la excepción y Avatar, como buen filme Pulp, como noble filme espectaculo, debe seguir la tradición.

Pero Cameron hace que su mundo salvaje sea perfectamente confortable. Imaginarizado como un Edén, el espectador olvida que hay depredadores en Pandora temibles (o asimila que los depredadores sólo atacarán a los que no viven en paz con su entorno) y la inteligencia de Cameron hace que el Edén tenga conexiones USB e internet. La fantasia perfecta en el mundo del facebook. Ya la forma de introducirse en la aventura no puede ser más Geek…Sully en un avatar en un mundo pulp como si jugara al World of Warcrft definitivo.

Es curioso el cambio de Cameron de Aliens a Avatar. Si en el primero la Madre tenia ya una presencia explicita al tratarse de una lucha por las crias, la lucha estaba del lado humano en tanto Sigourney Weaver se enfrentaba a una diosa madre terrible y oscura porque los hombres estaban ausentes y ella era quien tenía que hacerlo.

En Avatar, Sigourney Weaver se funde con esa Gran Madre que ya no se percibe como un alienigena agresivo sino como un amoroso eden. Y el hombre esta presente, aunque el verdadero Jake Sulley es un bebe a lado de su chica alienigena, la cual le sostiene en brazos en una Pietá compositiva que ya nos indica que el hombre prefiere definitvamente ser un alien que destruye la humanidad a ser parte de la civilización.

Y en algun lado Tyler Durden sonríe mientras ve como el final que él previó para la civilización esta cada vez más cerca.

Anuncios

5 comentarios

  1. Clap, clap, clap!!
    Muy bueno, tio!


  2. Muy grande el primer enlace del blog. Espero que esto tome el buen camino. Desde luego, aquí tienes un lector.

    Un abrazo.


  3. se te olvidó comentar Aliens VS Predators, con esa lucha entre sociedad patriarcal y la matriarcal…
    Ah, ¡y ehhorabuena por tu blog recién nacido! … perdón, quise decir recién criaturito!!


  4. Muy bien expuesto. Me temo que cuando hablas de mujeres confundas el término con madre, o mujer que quiere ser madre. A mí me encanta la película. Aquí la tengo en mi videoteca. Quizás sea porque soy sencillamente una mujer. Justo lo que destacas de la película es lo que me enganchó a ella. Necesitaba ver retratado un estado mental de occidente, de forma clara y precisa.
    El matriarcado tiene un problema bastante chungo. No tiene aristas. Es como la babosa que se baña en la bañera de El Viaje de Chichiro. Se extiende sin más, crece y lo absorbe todo. Y lo que da miedo es que cree encarnar el bien. Está tan bien maquillada que da miedo. Me temo que el individuo libre es una especie en vías de extinción. De pequeña tenía miedo a La Nada de La historia interminable. Esa nada que lo abarca todo es juego de niños comparado con la babosa que se nos viene encima. Sólo nos queda correr.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: