h1

Los Límites de la Representación: La Imagen Sagrada

noviembre 26, 2010

Aunque ingenuamente se puede pensar que menos grave que el hecho de la imagen pornográfica y la imagen cruel, lo sagrado también nos cuestiona sobre los límites de la representación. Lo Sagrado se une (aunque en realidad tambien lo supera) con lo religioso. Y como bien saben ustedes y ya de ello hablé en otro post, eso también ha creado problemas en los medios de comunicación.

Lo sagrado en tanto que relacionado con lo religioso, plantea dos cuestiones fundamentales. Por un lado la representación de la divinidad, si la imagen de alguna forma banaliza a la divinidad o no. El mundo cristiano, heredero de la tradición helénica, con la excepción de las crisis iconoclasta en Bizancio, siempre han tendido a representar la divinidad, especialmente en el mundo católico, mientras que otras religiones, como las musulmanas, han sido muy reacias a la representación en general y la religiosa en particular. Esto ha llevado a polémicas sobre la representación de Mahoma, de las que ya hablé en otra ocasión. Un hecho curioso de todo esto se da en el filme Mahoma, Mensajero de Dios, una pelicula pagada por los petrodolares donde se da el hecho de que el personaje principal no puede ser mostrado y se muestra siempre en fuera de campo absoluto y sus frases son dichas por otros personajes, lo cual produce un aberrante efecto narrativo que termina siendo lo más destacable de esta torpe imitación de una superproducción a lo David Lean que intenta realizar su director (posteriormente productor de las secuelas de Halloween) Mustafá Akad.

Claro está que esa prohibición de la representación impide que haya imágenes como esta, que juzguen ustedes si es blasfema o simplemente no mantenemos la mente limpia.

Otro aspecto es el control de la representación y sus efectos. La llegada del cine estuvo siempre relacionada con la representación religiosa, pues el cine primitivo utilizaba a menudo los evangelios por su facilidad para ser leídos narrativamente por el público en una época en que leer la Biblia todavía era algo normal.

Pero el cine se desarrolla en una época en que la iglesia católica perdía poder y no controlaba las imagenes de la misma forma que en otras épocas. Además, la multiculturalidad es algo cada vez más común. Así, la crucifixión de Cristo en Estados Unidos siempre ha tenido problemas con el lobby judío, de forma que ya el Rey de Reyes de Cecil B DeMille tendía ha echar la culpa a los romanos de la muerte de Cristo. Algo que toda la tradición cinematográfica de Hollywood ha mantenido cuando realizaba un filme en los tiempos de Jesús, hasta que Mel Gibson se separo de ella, teniendo como resultado la esperada acusación de antisemita.

Es curioso como en las últimas décadas las dos peliculas sobre Jesucristo realizadas por Hollywood, han creado polémicas cada una en su ámbito ideológico contrario. La Última Tentación de Cristo creo polémica y acusaciones de blasfema por los fundamentalistas cristianos y los ultracatólicos, cuando se trata de un filme de una gran seriedad respecto al tema que trata. Curiosamente, fueron los criticos de izquierda, invocando a Pasolini, los que insitieron en los valores religiosos del filme.

Por otro lado, La Pasión de Cristo, fue criticada por la izquierda y aplaudida por los sectores religiosos más reaccionarios, siendo utilizada por sus detractores la noción (por otro lado tan cierta como divertida) de que era un Torure Porn, un filme a lo Saw de como un hombre es machacado. Parece ser que lo guardianes de la moral caen en trampas ideológicas muy facilmente: los religiosos que prohiben filmes R en los USA no tenían problemas con el filme de Mel Gibson, mientras que los intelectuales de Nueva York utilizaban el discurso de la violencia como critica a La Pasión, cuando ellos apaluden esa misma violencia en un filme de Tarantino.

Por último, hay que decir que la imagen sagrada es mucho más que una imagen religiosa. Ya Paul Schraeder habla del Estilo Trascendental y su aplicación al cine en los textos de Bresson, Ozu y Dreyer. La búsqueda de un estilo ascético basado en la depuración de la imagen y que recorrería parcialmente la obra de Melville, Rosellini, Tarkovsky, Boeticher,Kierostami, Bergman, Antonioni, Pasolini, Shyamalan… Una imagen que intentaría hacer que el espectador se acerque a un cierto extasis…si es capaz de aguantar el puritanismo estético que lleva consigo el proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: