Posts Tagged ‘(bajaltamediacontra)cultura’

h1

Los Límites de la Representación: La Imagen Sagrada

noviembre 26, 2010

Aunque ingenuamente se puede pensar que menos grave que el hecho de la imagen pornográfica y la imagen cruel, lo sagrado también nos cuestiona sobre los límites de la representación. Lo Sagrado se une (aunque en realidad tambien lo supera) con lo religioso. Y como bien saben ustedes y ya de ello hablé en otro post, eso también ha creado problemas en los medios de comunicación.

Lo sagrado en tanto que relacionado con lo religioso, plantea dos cuestiones fundamentales. Por un lado la representación de la divinidad, si la imagen de alguna forma banaliza a la divinidad o no. El mundo cristiano, heredero de la tradición helénica, con la excepción de las crisis iconoclasta en Bizancio, siempre han tendido a representar la divinidad, especialmente en el mundo católico, mientras que otras religiones, como las musulmanas, han sido muy reacias a la representación en general y la religiosa en particular. Esto ha llevado a polémicas sobre la representación de Mahoma, de las que ya hablé en otra ocasión. Un hecho curioso de todo esto se da en el filme Mahoma, Mensajero de Dios, una pelicula pagada por los petrodolares donde se da el hecho de que el personaje principal no puede ser mostrado y se muestra siempre en fuera de campo absoluto y sus frases son dichas por otros personajes, lo cual produce un aberrante efecto narrativo que termina siendo lo más destacable de esta torpe imitación de una superproducción a lo David Lean que intenta realizar su director (posteriormente productor de las secuelas de Halloween) Mustafá Akad.

Claro está que esa prohibición de la representación impide que haya imágenes como esta, que juzguen ustedes si es blasfema o simplemente no mantenemos la mente limpia.

Otro aspecto es el control de la representación y sus efectos. La llegada del cine estuvo siempre relacionada con la representación religiosa, pues el cine primitivo utilizaba a menudo los evangelios por su facilidad para ser leídos narrativamente por el público en una época en que leer la Biblia todavía era algo normal.

Pero el cine se desarrolla en una época en que la iglesia católica perdía poder y no controlaba las imagenes de la misma forma que en otras épocas. Además, la multiculturalidad es algo cada vez más común. Así, la crucifixión de Cristo en Estados Unidos siempre ha tenido problemas con el lobby judío, de forma que ya el Rey de Reyes de Cecil B DeMille tendía ha echar la culpa a los romanos de la muerte de Cristo. Algo que toda la tradición cinematográfica de Hollywood ha mantenido cuando realizaba un filme en los tiempos de Jesús, hasta que Mel Gibson se separo de ella, teniendo como resultado la esperada acusación de antisemita.

Es curioso como en las últimas décadas las dos peliculas sobre Jesucristo realizadas por Hollywood, han creado polémicas cada una en su ámbito ideológico contrario. La Última Tentación de Cristo creo polémica y acusaciones de blasfema por los fundamentalistas cristianos y los ultracatólicos, cuando se trata de un filme de una gran seriedad respecto al tema que trata. Curiosamente, fueron los criticos de izquierda, invocando a Pasolini, los que insitieron en los valores religiosos del filme.

Por otro lado, La Pasión de Cristo, fue criticada por la izquierda y aplaudida por los sectores religiosos más reaccionarios, siendo utilizada por sus detractores la noción (por otro lado tan cierta como divertida) de que era un Torure Porn, un filme a lo Saw de como un hombre es machacado. Parece ser que lo guardianes de la moral caen en trampas ideológicas muy facilmente: los religiosos que prohiben filmes R en los USA no tenían problemas con el filme de Mel Gibson, mientras que los intelectuales de Nueva York utilizaban el discurso de la violencia como critica a La Pasión, cuando ellos apaluden esa misma violencia en un filme de Tarantino.

Por último, hay que decir que la imagen sagrada es mucho más que una imagen religiosa. Ya Paul Schraeder habla del Estilo Trascendental y su aplicación al cine en los textos de Bresson, Ozu y Dreyer. La búsqueda de un estilo ascético basado en la depuración de la imagen y que recorrería parcialmente la obra de Melville, Rosellini, Tarkovsky, Boeticher,Kierostami, Bergman, Antonioni, Pasolini, Shyamalan… Una imagen que intentaría hacer que el espectador se acerque a un cierto extasis…si es capaz de aguantar el puritanismo estético que lleva consigo el proceso.

Anuncios
h1

Los Límites de la Representación: La Imagen Cruel

noviembre 21, 2010

NOTA: Las imágenes mostradas en esta entrada pueden herir la sensibilidad del internauta.

En el anterior post hablamos de la pornografía y ya dije que en realidad el limite de la representación no está en el acto sexual. El limite de lo representable obviamente es la muerte. Ya Bertrand Tavernier hablaba de ello cuando en La Muerte en Directo un periodista con ojos biónicos que retransmitían por la televisión acompañaba a una moribunda en su agonía.

Claro que en realidad no ha hecho falta algo tan sofisticado como ojos biónicos para filmar la muerte…basta ir a youtube:

Pero la muerte realmente impactante es la que tiene que ver con la masacre, la amputación y la mutilación. La muerte violenta…el asesinato. Asi nació el mito del snuff. Las snuff movies, filmes donde se ha asesinado a alguien frente a la cámara, es una persistente leyenda urbana que imagina un autentico mercado negro de filmes criminales aunque en realidad nunca se ha encontrado un filme de esas carácterisitcas. De hecho, las snuff movies en una invención originalmente creada para asustar sobre la industria porno: Si el porno había sido ilegal por muchos años y había generado una industria oculta, estaba claro que al legalizarlo el siguiente eslabón había pasado a ser industria oculta: el asesinato frente a la cámara. Claro que si uno quiere ver asesinatos reales…de nuevo youtube:

En realidad, la grabación de la muerte ha estado siempre presente fundamentalmente en el universo del telediario y los informativos de la televisión. Siempre se han amparado en el hecho informativo (el derecho del público a saber) y en la libertad de prensa para ello pero en realidad es el contenido espectacular el que condiciona si es noticia o no. Es decir, la muerte de 100 personas en Israel por caerse el suelo del piso puede que no aparezca en muchos telediarios del mundo…a menos que se tenga imagenes…

…en cuyo caso puede ser la noticia estrella del telediario (el de Antena 3 abrió con estas imagenes). Es un tópico ya decirlo, pero nadie se rasga las vestiduras ante estas imagenes: Están protegidas contra toda crítica por la pátina de la información. Es curioso pero la representación de la muerte violenta ha sido más perseguida que el registro de la misma.

El cine gore surgió (no por casualidad) como un hermano del cine porno. El que se considera su creador, H G Lewis, realizaba nudies (filmes de desnudos, lo más atrevido legal en la era de la ilegalidad del porno) y viendo que los desnudos teminarian apareciendo en los filmes de Hollywood buscó una nueva carnaza que ofrecer. El resultado, filmes donde la muerte y la mutilación eran el mensaje:

Ciertamente los filmes de Lewis vistos hoy en dias no sólo son ingenuos sino que entran en eso que se denomina comedias (?)involuntarias, pero abrieron la puerta en el cine comercial a las imagenes crueles y ya en 1973 una superproducción de Hollywood nominada al Oscar a la mejor pelicula podía tener imágenes como estas:

De hecho, el cine gore entró (quizás Lewis lo supo desde un principio y por eso quizás sus filmes no sean tan involutariamente cómicos) durante los 80 en lo directamente grotesco, paródico y carnavalero. Lo que siempre se ha llamado Grand Guignol:

Claro que la imagen cruel ya estaba de antes del cine gore o splatter. Los dibujos animados han sido habitualmente muy crueles, como siempre ha denunciado el Rasca y Pica de Los Simpsons. Algo que ha dado pie a cosas como esta:

Pero tambien ha estado presente en cineastas respetados, como Eisenstein

Hitchcock

o Buñuel…

…no por casualidad llamados por Bazin “cineastas de la crueldad”. Así que las imagenes gore han sido aceptadas por la Alta Cultura (hay esta Bacon para refrendarlo). Claro está que lo que diferencia Holocausto Canibal de un filme de Haneke es que la primera es pura “explotation” mientras que el segundo es un denuncia y una reflexión sobre la violencia. Claro que Deodato hizo declaraciones en las que decía que Holocausto Canibal es producto de la rabia que sentia por la muerte de su mujer y por el estado de terror de la sociedad italiana por las Brigadas Rojas y Haneke hizó un remake plano a plano de Funny Games bajo sospecha de hacerlo por motivos crematísticos. En realidad que mas da. Da igual si el director de Serbian Film ha hecho su pelicula como denuncia de un estado mental de su pais (como el mismo ha declarado) o su motivo sea crear polémica y vender un producto. A fin de cuentas se puede denunciar lo que fascina (esa es la clave de Apocalipse Now: El horror fascina) y da igual lo que digan los autores. A fin de cuentas estamos solos frente a los textos y desde luego las imagenes crueles nos plantean no la moralidad de los autores sino nuestra moralidad como espectadores. ¿Por qué vemos Holocausto Canibal, Serbian Film o el Telediario?

Nota final: Como bien se dijo en El Blog Ausente, lo más ingenuo de Holocauto Canibal es su final. Hoy estamos seguros que los ejecutivos de una televisión no mandarían destruir los negativos sino que pondrían las imagenes por su “alto contenido informativo”

h1

Los Límites de La Representación: La Pornografía

noviembre 15, 2010

Sin duda alguna, uno de los aspectos que siempre crean problemas respecto a la representación es el tema de la pornografía. Ya la propia palabra (se traduciría del griego como registro de la obscenidad) indica que la pornografía retrataría aquello que debería ser más intimo.

Obviamente el acto sexual es una de las cosas que primero vienen a la mente y de hecho la fotografía y el cine se usaron al día siguiente de su nacimiento para ello. De hecho el cine tal y como lo desarrolló Edison tenía algo de Peep-show: una cabina donde por unas monedas un espectador veía una pelicula en soledad. Fueron los Lumiere los que socializaron el invento. Pero el cine porno no se legalizó en Occidente hasta los años 70, siendo los suecos lo más adelantados (como era de esperar) legalizandolo en 1969 y España, tras la confusa era de las clasificadas S (donde entraba desde La Matanza de Texas a Garganta Profunda pasando por Emanuelle) pasó a legalizarlo de plano con la Clasificación X, que obliga a una exhibición en salas especializadas sin carteles ni fotos al exterior.

La tardanza de la legalización (si pensamos que las primeras peliculas porno son de antes de 1900, veremos que son mas de 70 años de ilegalidad) puede interpretarse como un hecho de puritanismo, pero no olvidemos que el cine porno se relaciona con la prostitución y es una contradicción que en paises donde el cine porno está legalizado la prostitución sea ilegal (como en la mayor parte de los Estados de USA) o alegal (como en España). Ya sé que los actores y actrices porno se niegan a si mismos como prostitutas, pero admitamos que si practican sexo por dinero, lo son (y no hago juicio moral de ello, sólo digo un hecho). Curiosamente el marciano documental Yo, Puta, dedicaba gran parte de su metraje el cine porno (en el libro sólo era un capitulo, eso si)

Pero el hecho del cine porno desde el punto de vista de la representación consiste en ese querer mirar aquello que no debería verse…es decir, satisfacer una pulsión escópica. De hecho, esa pulsión puede rastrearse en la imagen del goce de ciertas esculturas, como la Santa Teresa de Bernini

que ya muchos han comparado con la imagen de una mujer teniendo un orgasmo

Tambien ese fantasma recorre el cine en su vertiente artistica, como demuestras esta escena de Eisenstein donde sin duda estamos ante una corrida en toda regla

De hecho el cine “mainstream” siempre ha soñado con poder insertar escenas de sexo real en sus peliculas. Pero en una dinámica un tanto esquizoide, mientras se sabe del proyecto de Kubrick de realizar un filme porno en el circuito mainstream y diversos filmes de cine de autor se han acercado a la representación de sexo real, la industria porno está marginada de los circuitos normales de exhibición aunque le gusta de realizar versiones porno de los exitos de Hollywood. Asi que ambos parecen reconocer que el otro cumple unas espectativas de espectáculo que su sistema no puede asumir y quizás sospechen que la union de la espectacularidad del cine “mainstream” (actores conocidos, espectaculo de efectos especiales y decorado, glamour, cierta patina artística) con la representación última (el acto sexual crudo) daría pie al espectáculo definitivo.

Pero en realidad no se puede escapar de esa esquizofrenia, porque el porno no funciona como erotismo, por mucho que algunos directores porno (como Andrew Blake) quieran tender hacia él (a veces con cierto éxito: Veasé filmes como La Masajista de Paul Thomas o Mi Más Íntimo Secreto del susodicho Blake) ya que el erotismo tiene que ver con una cierta ritualidad, como ya Bataille especificó, y no con una representación límite. Asi que el porno funciona más como porno en tanto en cuanto sea más primitivo en su representación, en cuanto llegue a un grado cero. Eso es algo que ya sabía John Stagliano y que en la era de youporn sabemos todos.

Grado cero que se nota en la falta del corte, en la cámara cerca de los actores y muchas veces en mano, con iluminación pobre, sin música, sin efectos, con un sonido directo amateur (no hay nada más estupido que una pelicula porno doblada). Pero ese grado cero en realidad no se aplica sólo al porno: desde los videos de hostias de youtube hasta ciertas retransmisiones de televisión (como cementerio TV) buscan exactamente ese grado cero, esa búsqueda de la realidad sin (como dice la parodia de Joaquin Reyes sobre Lars Von Trier) “ningun cristal”. Y es curioso que esa fue la idea que ciertos cineastas tenían sobre lo que sería el cine puro. El mismo Pasolini lo veía asi, aunque el mismo dijo que las peliculas porno eran aburridas y que su visionado sólo era muestra de un embrutecimiento cultural.

Porque en realidad al final, el grado cero no es soportable y por ello al final, Gran Hermano tiene que llenar su espectaculo de montajes, música y narrativización. Por eso el porno sigue creando situaciones ficticias, como infidelidades o el sexo con chicas menores, como hace Max Hardcore (en realidad, todas chicas mayores de 18 años).

Así que el porno desnudo es el grado cero y como tal aparece (en muy breves fragmentos) en filmes como Videodrome y A Serbian Film

Y aparece muy brevemente y como algo que señalan aquello que no puede ser mostrado porque muchas de las llamadas peliculas de pornoterror, o las ahora llamadas Torture Porn, son en realidad peliculas con una puesta en escena muy elaborada…aunque eso, si, aluden a lo irrepresentable.

Y lo verdaderamente irrepesentable no es el acto sexual, sino la muerte…Es allí el verdadero limite de la representación, pero de ello hablaremos en el próximo Post.

Nota final: En los 90 un juez americano mando retirar las copias de El Tambor de Hojalata porque entraba dentro de la “pornografía infantil”…El propio director del filme nos lo cuenta:

Obviamente sólo en estados atrasados como Oklahoma algo así puede pasar ¿verdad?

h1

Los Límites de la Representación: Preludio

noviembre 11, 2010

Como ustedes saben, llevamos unas semanitas en el que El filme Serbian Film ha pasado se ser acusado de criminal por una cadena de supuesto corte progresista a ser retirado cautalermente por un juez por las presiones de un grupo de corte católico. El mismo grupo pide ahora que se bloqueen la posibles descargas que se hagan desde internet a la película (curiosa contradicción, la medida de los que atentan contra la libertad de los artistas es la misma que la de los que dicen defenderlos, bloquear las descargas). Todo ello logra que el filme este teniendo un eco ya internacional (en  USA una filial de Disney ha comprado los derechos del filme para cine, video y tv, del que ofrecerán versiones Restricted y Unrated) y si siguen así van a lograr que una pelicula serbia se estrene en multicines en España (lo cual si que sería un logro de distribución de una película de esas características y nacionalidad).

Ademas otros escandalos mediaticos ocurren: El cartel de Rumores y Mentiras enfada a ciertos sectores del PSOE por sexista. Librerias retiran el libro de Sanchez-Dragó por su (ya no queda muy claro si confesión, invención o simple chorrada) descripción de como tuvo un encuentro sexual con dos menores japonesas. Ese ataque por cierto comenzó desde la órbita Roures (Público, Intermedio, Escolar, etc…) con lo que sospechamos que hay detrás más el tipico enfrentamiento politico en el fondo desideologizado que una verdadera rasgada de vestiduras, aunque claro que nunca se sabe.

Ya hace un año Saw VI fue clasificada X sin tener ningun componente que se acerque minimamente a lo pornográfico tal y como eso se entiende…pero claro que entonces las protestas en contra de ese hecho no se notaron mucho porque sólo se trataba de un filme de terror. Un año despues…esto. ¿Y el año que viene?

En realidad el problema de los Límites de la Representación existe, pero no puede tratarse en serio si no se aborda desde la óptica adecuada. ¿Que tememos de la representación para querer establecer limites?

Es una cuestión complicada, porque por un lado es infantil pensar que el ser humano es un mono que va a imitar lo que ve sin pensar. Si alguien piensa que los que han visto Serbian Film van a violar bebes en plan horda está muy claro que su pensamiento sigue un esquema extremadamente simplista. Por otro lado, tampoco es verdad que los textos de cualquier tipo (y Serbian Film lo es) no configure nuestra realidad. Lo hace. Claro que tambien lo hacen las comedias romanticas, los programas del corazón, los videoclips para adolescente y los anuncios del metro. ¿Controlamos o podemos controlar todos los textos que nos rodean? ¿Debemos hacerlo?

En los proximos días hablaremos de esta cuestión. Para ello tomaré como partida el libro de Roman Gubern: La Imagen Pornográfica y otras Perversiones Ópticas. En dicho libro el semiólogo analiza cinco tipos de imagenes que se salen del buen gusto burgués (hoy diriamos mejor fuera del Establishment): La pornográfica, la cruel, la religiosa, la proletaria y la nazi. Hablaremos de cada una de ellas y de los limites a los que nos llevan.

Un par de apuntes: Estas noticias estan recogidas la mayor parte de ellas del Blog Ausente, que es un blog que les recomiendo que visiten lo más a menudo que puedan.

Dos: como bien ha recordado Henrique en este hilo del focoforo, una comedia mainstream simulaba masturbación a un bebe…y parece que nadie dijo nada.

h1

Ética y Estética

octubre 20, 2010

Sé que les debo los analisis de dos filmes de Sitges y que debía haberlo hecho ya…pero el tiempo me ha escaseado. Mientras llegan, la actualidad irrumpe. Y tiene que ver con Sitges. La proyección de Serbian Film, película por otro lado que no me ha interesado nada (la vi hace dos meses, no en Sitges, por eso no he hablado de ella en mis crónicas)ha dado como pie la enésima tertulia sensacionalista e intelectualmente mediocre tipica de nuestra televisión

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=nADar7UHgpY]

Vigalondo ha realizado un conciso y esclarecedor analisis de esta (quizás un tanto buscada, la actitud de Angel Sala hace sospechar eso) polémica.Concha García Campoy responde de una forma un tanto más discutible.

Ya hable aquí sobre la censura y Farenheit, asi que alli les remito. Pero quiero hablar brevemente de una cosa sobre todo este lío. En varios momentos los tertulianos y la misma Concha García Campoy (algo que reitera en su blog) aducen que no es arte sino que es abyecto. Es decir, que la pelicula se salvaría  de la repulsa y la criminalización si fuera “artistica” (es decir, buena) pero precisamente por ser criminal, no puede ser arte. Entran, sin darse cuenta, en un circulo vicioso.

Tres apuntes a esto:

1) No creo que “Arte” sea sinomino de bueno. Se dice que algo es arte para resaltar su excelencia, pero eso lleva a decir que todos los cuadros de los museos son excelentes, porque nadie duda de que eso es arte, mientras que las artes de la cultura de masa sólo lo son cuando alcanzan la excelencia. Nos encontramos con el problema del formato que ya comentó el doctor Repronto. En realidad sería mejor decir que algo es artistico porque tiene la potencialidad de ser estéticamente notorio y no porque lo sea, ya que a fin de cuentas la potencialidad puede ser aceptada por todos, pero el goce estético es algo subjetivo y personal.

Nota a esto: ¿Por qué siempre he sospechado que Hitler=SS no hubiese sido prohibido por el TC si hubiera sido una novela y no un cómic?

2)¿Por que una posición ética fuerte puede ser rebatida por la cuestión estética? Si creemos que ciertos limites de la representación no deben ser rebasados ¿Por qué se lo permitimos a Lars Von Trier y no a Saw VI? ¿Por qué Pasolini si y Serbian Film no? ¿El arte redime del pecado? En realidad, el aceptar que una posición ética puede variar según la calidad de la obra hace que se esté en una posición ética blanda.

Nota a esto: El Nacimiento de Una Nación es una obra maestra fundacional del cine. El Nacimiento de una Nación glorifica el Ku Klux Kan, el segregacionismo y la superioridad de la raza Aria. ¿Que postura ética debemos tomar?

3) No voy a caer en una posmodernidad vacía y decir que la ética y la estética no tenga que ver. Pero si que la relación entre ambas es compleja. Y lo es porque mientras que la ética surge de la razón, el arte surge del subconsciente. Y ya dijo Freud que nadie es una buena persona cuando sueña.

EDITO

Nota a esto: Lo siniestro (Freud/Trias), lo Abyecto (Kristeva), lo Grotesco (Baijtin) y la madre de todo ello, lo Dionisiaco (Nietzsche) son categorías estéticas que se enfrentan a lo Bello (Platón), lo Sublime (Kant) y lo Apolineo (Nietzsche otra vez). También en este enfrentamiento hay un enfrentamiento ético.

Asi que un filme tan malo como Serbian Film en realidad nos hace plantear no sólo los limites de la representación sino la dialectica ética/estética. Maldita sea ¿Ahora como defiendo yo que es una mala película?

h1

Falsedades

octubre 4, 2010

En uno de los cuadrados semióticos de Greimas se establecían las categorias de la verdad, la mentira el secreto y la falsedad en torno al concepto de ser y parecer. El cuadrado es tal que así:

SER-PARECER: Verdad

SER-NO PARECER: Secreto

NO SER-PARECER: Mentira

NO SER-NO PARECER: Falsedad

Los tres primeros conceptos son facilmente asimilables, pero el último, al menos para mi cuando era mucho más joven y el profesor Teoria de la Comunicación Manuel Angel Vázquez Medel (muy buen profesor, dicho sea de paso) lo explicaba,  no lo entendí a la primera: ¿Que diferencia a la mentira de la falsedad?

Y si embargo es obvio, la falsedad es no ser y no parecerlo. No hay ningun intento de hacer creer que eso pueda ser. La falsedad es, por tanto, la representación que no oculta minimamente su condición de tal. Ojo, no una reflexión sobre la representación (sea de indole bretchiana, metalingüistica o posmoderna) sino una asunción total de que nadie puede creerse eso.

Precisamente ese es el estatuto de la televisión actual. El de una representación que ni es ni parece. Vean este video (un ejemplo entre muchos, sin duda alguna) donde los descuidos, disgustos y disculpas son tan forzados que sólo habitan en la Falsedad.

Pero si esto ocurre en los programas de la neotelevisión (concepto acuñado en los 80 para referirse a la posmodernidad televisiva), más significativo es su presencia en los circulos de la representación politica. A fin de cuentas esta pasa tambien por el tamiz de la representación televisiva.

Como pueden ver, otro video de gestos vacíos, indignaciones forzadas y representaciones falsas. Ese es el mundo de la politica actual. Los politicos no nos mienten, porque ni siquiera ya parecen. Como la huelga general, una huelga tan falsa que no se la ha creido nadie.

Eso si, un apunte sobre la huelga del 29. Para ser una huelga contra el gobierno de Zapatero es curioso como los medios de derecha la han atacado. La confirmación de que el PSOE y el PP son en el fondo el mismo Partido Neoliberal. Lógico pues no son ni parecen socialistas y mucho menos populares, al menos en el sentido de popular como relativo a Pueblo.

h1

Vampiros

septiembre 27, 2010

No voy a aburrirles con el típico comentario sobre los orígenes del vampiro y su relación con mitos griegos, los incubus y sucubus y demás erudicciones que no vienen al caso. El origen del vampiro tal y como ha pasado a nuestro imaginario actual tiene tres origenes literarios claros: El vampiro de Pollidori, del que muchas han visto una transposición del aristocrata decadente inspirado en Byron y que hermanaría al vampiro con Don Juan y con Dorian Grey, el Drácula de Bram Stoker, que profundizaría en los aspectos sexuales y pulsionales de la criatura, y Varney el vampiro, olvidado folletín que haría que el vampiro estuviera envuelto en una aura trágica y meláncolica.

Si el XIX creó al vampiro literario, es el XX cuando el vampiro entra en el imaginario colectivo gracias al gran vehículo portador de mitos de dicho siglo: El Cine. La primera transposición de verdadera importancia del vampiro sería el filme de Murnau, Nosferatu, adaptación “pirata” del Drácula de Stoker, que Murnau lleva al terreno del miedo al extranjero y la enfermedad, conectando con ese estado mental que tenía Alemania en ese momento y que llevó al auge del nazismo una decada despues.

Hollywood, como dice David Pirie en su muy interesante libro El Vampiro en el Cine, adaptó la figura del vampiro con cierta incomodidad, pues el cine clásico se vió un tanto reacio a aceptar lo sobrenatural. La Universal prefirió siempre al monstruo de Frankenstein, creado a través de la ciencia (aunque fuera Weird Science) y otros filmes famosos como La Marca del Vampiro optaron por explicaciones a lo Scooby Doo donde el vampiro no era más que un engaño. Drácula sólo tuvo su adaptación oficial, la de Browning con Bela Lugosi, y una secuela no demasiado conectada con aquella, La Hija de Drácula, antes de pasar a las fases de declive del cine de terror: Primero las monster smash (reuniones de monstruos, donde frankenstein solía ser el protagonista) y  despues las parodias con Abbot y Costello. El Drácula de Browning mostraba, eso si, a un vampiro de cierto atractivo aristocrático aunque decadente, muy relacionado con ese imaginario que el americano medio tiene de europa, y que de forma bastante divertida retrataba Kubrick en Eyes Wide Shut.


(a partir del minuto cuatro)

La Hammer realmente llevó al vampiro a un nuevo nivel al acentuar los aspectos sexuales de Drácula. Es quizás en ese momento cuando la relación del aristocrata decadente y el sexo se hace más explicita que nunca, mientras que los enemigos del vampiro son descritos como fanáticos religiosos puritanos

A partir de ahí, el vampiro entra en una cierta decadencia y en realidad Pirie considera que el icono vampirico es susituido (él lo considera más bien una evolución) por el zombie estilo Romero. Claro está que el Zombie no es un monstruo sexual, sino político, lo que quizás lo hermanaría con el Nosferatu de Murnau. La decadencia del vampiro llevó a que el director Tom Holland declarará que la parodia y la autoreferencialidad eran las unicas formas de acercarse al género vampirico en los años 80, durante la promoción de su muy divertida Noche de Miedo.

Pero lo que Tom Holland no contaba es que el vampiro se estaba renovando en el medio que fue su origen. Ann Rice llevó al vampiro a una nueva dimensión en su sobrevalorada Entrevista con el Vampiro. Pero esta dimensión no era un cambió en si en el mito, porque todo el contenido “emo” del vampiro ya estaba en Varney, y aunque de forma tangencial, ya había sido visto en ciertas peliculas, como esta escena del remake de Nosferatu por Werner Herzog

No, el cambio que estableció Ann Rice fue un cambio de Punto de vista. Hasta ese momento el vampiro había sido visto desde fuera (era la amenaza, al margen de puntuales simpatías que pudiese despertar) mientras que ahora el lector empatizaba y compartía el punto de vista del vampiro: El lector era el monstruo. Ese cambio afectó lenta pero inexorablemente al imaginario vampirico. Jovenes Ocultos o Los Viajeros de la Noche mostraban el mundo de los vampiros desde dentro, aunque a través de un mortal atrapado en sus redes. La adaptación de Dracula por parte de Coppola, pese a su publicitada fidelidad a la novela de Stoker, incluía el punto de vista de Drácula, algo que Stoker había escamoteado pese a que su novela es un brillante juego de puntos de vista. El Juego de Rol Vampiro la Mascarada plagió las novelas de Rice y permitía a sus jugadores llevar personajes de vampiros y no los de los cazadores de monstruos como hasta ese momento había sido la tónica de los juegos de rol de temática terrorifica.

¿Por que el cambio de punto de vista? Tal vez la respuesta este en que el vampiro no podía ser percibido como un monstruo amenazador, porque las amenazas ya eran otras, como explica el imprescindible Doctor Repronto aquí Claro que si no es una amenaza es porque quizás ya todos eramos vampiros. La decadencia y hedonista aristocracia europea ya se había convertido en la norma a seguir por occidente y ya incluso el puritanismo USA lo acepta. La saga Crepúsculo ofrece novelas a lo Ann Rice con el suficiente grado de histerismo como para ser vistas como  aceptables por el Cinturón de la Bibilia: los vampiros, junto al otro mito sexual del terror, el hombre lobo, son retratados con mojigatería mientras las dosis folletinescas  aumentan en un imaginario puritano escrita por una mormona que afirma no haber leido ni visto historias de vampiros. Tal vez sea cierto, la osmosis cultural existe. Mientras tanto nadie parece darse cuenta (como me hizo ver mi amigo Ciro Altabás) que la saga crepusculo es una historia de viejo verde que deja en pañales la Lolita de Nabokov: un hombre de más de 100 años tiene una historia romántica con una adolescente de instituto. Tal vez es que el comportamiento de los personajes de filmes como An Education sea moneda corriente hoy en día y se pueda considerar como un filme de vampiros no sobrenatural.

Pero ya Neil Jordan había hablado sobre ello en la magnifica adaptación de la novela de Rice (superior en mi opinión al libro) donde cuatro vampiros mostraban la decadencia de la cultura de occidente: Armand, interpretado por Antonio Banderas, era el vampiro renacentista, que al apartar a Dios de la ecuación (“no he visto ninguna señal que condenase o salvase mi alma”) sólo podía jugar con representaciones manieristas.

Lestat (Tom Cruise) era el vampiro hijo de la modernidad, donde las reglas morales ya no le incuben y prefiere un camino claramente sadiano

Louis (Brad Pitt) era el vampiro romántico, que se enfrenta al mundo desde la angustia y la melancolía, tan sufrido como en el fondo inoperante, a la par que ¿casualmente? enamorado de una niña

por último el periodista que encarnaba Cristian Slater era un hijo posmoderno, que sólo le queda entender el mundo como puro goce sin pensar en el sufrimiento y que en el fondo tiene la enfermedad de finales del siglo XX…querer ser una estrella del rock.

Ahora sólo queda esperar a que se hagan peliculas de zombies desde su punto de vista y la espiral seguirá yendo un poco más abajo.