Posts Tagged ‘(bajaltamediacontra)cultura’

h1

Los Límites de la Representación: Preludio

noviembre 11, 2010

Como ustedes saben, llevamos unas semanitas en el que El filme Serbian Film ha pasado se ser acusado de criminal por una cadena de supuesto corte progresista a ser retirado cautalermente por un juez por las presiones de un grupo de corte católico. El mismo grupo pide ahora que se bloqueen la posibles descargas que se hagan desde internet a la película (curiosa contradicción, la medida de los que atentan contra la libertad de los artistas es la misma que la de los que dicen defenderlos, bloquear las descargas). Todo ello logra que el filme este teniendo un eco ya internacional (en  USA una filial de Disney ha comprado los derechos del filme para cine, video y tv, del que ofrecerán versiones Restricted y Unrated) y si siguen así van a lograr que una pelicula serbia se estrene en multicines en España (lo cual si que sería un logro de distribución de una película de esas características y nacionalidad).

Ademas otros escandalos mediaticos ocurren: El cartel de Rumores y Mentiras enfada a ciertos sectores del PSOE por sexista. Librerias retiran el libro de Sanchez-Dragó por su (ya no queda muy claro si confesión, invención o simple chorrada) descripción de como tuvo un encuentro sexual con dos menores japonesas. Ese ataque por cierto comenzó desde la órbita Roures (Público, Intermedio, Escolar, etc…) con lo que sospechamos que hay detrás más el tipico enfrentamiento politico en el fondo desideologizado que una verdadera rasgada de vestiduras, aunque claro que nunca se sabe.

Ya hace un año Saw VI fue clasificada X sin tener ningun componente que se acerque minimamente a lo pornográfico tal y como eso se entiende…pero claro que entonces las protestas en contra de ese hecho no se notaron mucho porque sólo se trataba de un filme de terror. Un año despues…esto. ¿Y el año que viene?

En realidad el problema de los Límites de la Representación existe, pero no puede tratarse en serio si no se aborda desde la óptica adecuada. ¿Que tememos de la representación para querer establecer limites?

Es una cuestión complicada, porque por un lado es infantil pensar que el ser humano es un mono que va a imitar lo que ve sin pensar. Si alguien piensa que los que han visto Serbian Film van a violar bebes en plan horda está muy claro que su pensamiento sigue un esquema extremadamente simplista. Por otro lado, tampoco es verdad que los textos de cualquier tipo (y Serbian Film lo es) no configure nuestra realidad. Lo hace. Claro que tambien lo hacen las comedias romanticas, los programas del corazón, los videoclips para adolescente y los anuncios del metro. ¿Controlamos o podemos controlar todos los textos que nos rodean? ¿Debemos hacerlo?

En los proximos días hablaremos de esta cuestión. Para ello tomaré como partida el libro de Roman Gubern: La Imagen Pornográfica y otras Perversiones Ópticas. En dicho libro el semiólogo analiza cinco tipos de imagenes que se salen del buen gusto burgués (hoy diriamos mejor fuera del Establishment): La pornográfica, la cruel, la religiosa, la proletaria y la nazi. Hablaremos de cada una de ellas y de los limites a los que nos llevan.

Un par de apuntes: Estas noticias estan recogidas la mayor parte de ellas del Blog Ausente, que es un blog que les recomiendo que visiten lo más a menudo que puedan.

Dos: como bien ha recordado Henrique en este hilo del focoforo, una comedia mainstream simulaba masturbación a un bebe…y parece que nadie dijo nada.

h1

Ética y Estética

octubre 20, 2010

Sé que les debo los analisis de dos filmes de Sitges y que debía haberlo hecho ya…pero el tiempo me ha escaseado. Mientras llegan, la actualidad irrumpe. Y tiene que ver con Sitges. La proyección de Serbian Film, película por otro lado que no me ha interesado nada (la vi hace dos meses, no en Sitges, por eso no he hablado de ella en mis crónicas)ha dado como pie la enésima tertulia sensacionalista e intelectualmente mediocre tipica de nuestra televisión

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=nADar7UHgpY]

Vigalondo ha realizado un conciso y esclarecedor analisis de esta (quizás un tanto buscada, la actitud de Angel Sala hace sospechar eso) polémica.Concha García Campoy responde de una forma un tanto más discutible.

Ya hable aquí sobre la censura y Farenheit, asi que alli les remito. Pero quiero hablar brevemente de una cosa sobre todo este lío. En varios momentos los tertulianos y la misma Concha García Campoy (algo que reitera en su blog) aducen que no es arte sino que es abyecto. Es decir, que la pelicula se salvaría  de la repulsa y la criminalización si fuera “artistica” (es decir, buena) pero precisamente por ser criminal, no puede ser arte. Entran, sin darse cuenta, en un circulo vicioso.

Tres apuntes a esto:

1) No creo que “Arte” sea sinomino de bueno. Se dice que algo es arte para resaltar su excelencia, pero eso lleva a decir que todos los cuadros de los museos son excelentes, porque nadie duda de que eso es arte, mientras que las artes de la cultura de masa sólo lo son cuando alcanzan la excelencia. Nos encontramos con el problema del formato que ya comentó el doctor Repronto. En realidad sería mejor decir que algo es artistico porque tiene la potencialidad de ser estéticamente notorio y no porque lo sea, ya que a fin de cuentas la potencialidad puede ser aceptada por todos, pero el goce estético es algo subjetivo y personal.

Nota a esto: ¿Por qué siempre he sospechado que Hitler=SS no hubiese sido prohibido por el TC si hubiera sido una novela y no un cómic?

2)¿Por que una posición ética fuerte puede ser rebatida por la cuestión estética? Si creemos que ciertos limites de la representación no deben ser rebasados ¿Por qué se lo permitimos a Lars Von Trier y no a Saw VI? ¿Por qué Pasolini si y Serbian Film no? ¿El arte redime del pecado? En realidad, el aceptar que una posición ética puede variar según la calidad de la obra hace que se esté en una posición ética blanda.

Nota a esto: El Nacimiento de Una Nación es una obra maestra fundacional del cine. El Nacimiento de una Nación glorifica el Ku Klux Kan, el segregacionismo y la superioridad de la raza Aria. ¿Que postura ética debemos tomar?

3) No voy a caer en una posmodernidad vacía y decir que la ética y la estética no tenga que ver. Pero si que la relación entre ambas es compleja. Y lo es porque mientras que la ética surge de la razón, el arte surge del subconsciente. Y ya dijo Freud que nadie es una buena persona cuando sueña.

EDITO

Nota a esto: Lo siniestro (Freud/Trias), lo Abyecto (Kristeva), lo Grotesco (Baijtin) y la madre de todo ello, lo Dionisiaco (Nietzsche) son categorías estéticas que se enfrentan a lo Bello (Platón), lo Sublime (Kant) y lo Apolineo (Nietzsche otra vez). También en este enfrentamiento hay un enfrentamiento ético.

Asi que un filme tan malo como Serbian Film en realidad nos hace plantear no sólo los limites de la representación sino la dialectica ética/estética. Maldita sea ¿Ahora como defiendo yo que es una mala película?

h1

Falsedades

octubre 4, 2010

En uno de los cuadrados semióticos de Greimas se establecían las categorias de la verdad, la mentira el secreto y la falsedad en torno al concepto de ser y parecer. El cuadrado es tal que así:

SER-PARECER: Verdad

SER-NO PARECER: Secreto

NO SER-PARECER: Mentira

NO SER-NO PARECER: Falsedad

Los tres primeros conceptos son facilmente asimilables, pero el último, al menos para mi cuando era mucho más joven y el profesor Teoria de la Comunicación Manuel Angel Vázquez Medel (muy buen profesor, dicho sea de paso) lo explicaba,  no lo entendí a la primera: ¿Que diferencia a la mentira de la falsedad?

Y si embargo es obvio, la falsedad es no ser y no parecerlo. No hay ningun intento de hacer creer que eso pueda ser. La falsedad es, por tanto, la representación que no oculta minimamente su condición de tal. Ojo, no una reflexión sobre la representación (sea de indole bretchiana, metalingüistica o posmoderna) sino una asunción total de que nadie puede creerse eso.

Precisamente ese es el estatuto de la televisión actual. El de una representación que ni es ni parece. Vean este video (un ejemplo entre muchos, sin duda alguna) donde los descuidos, disgustos y disculpas son tan forzados que sólo habitan en la Falsedad.

Pero si esto ocurre en los programas de la neotelevisión (concepto acuñado en los 80 para referirse a la posmodernidad televisiva), más significativo es su presencia en los circulos de la representación politica. A fin de cuentas esta pasa tambien por el tamiz de la representación televisiva.

Como pueden ver, otro video de gestos vacíos, indignaciones forzadas y representaciones falsas. Ese es el mundo de la politica actual. Los politicos no nos mienten, porque ni siquiera ya parecen. Como la huelga general, una huelga tan falsa que no se la ha creido nadie.

Eso si, un apunte sobre la huelga del 29. Para ser una huelga contra el gobierno de Zapatero es curioso como los medios de derecha la han atacado. La confirmación de que el PSOE y el PP son en el fondo el mismo Partido Neoliberal. Lógico pues no son ni parecen socialistas y mucho menos populares, al menos en el sentido de popular como relativo a Pueblo.

h1

Vampiros

septiembre 27, 2010

No voy a aburrirles con el típico comentario sobre los orígenes del vampiro y su relación con mitos griegos, los incubus y sucubus y demás erudicciones que no vienen al caso. El origen del vampiro tal y como ha pasado a nuestro imaginario actual tiene tres origenes literarios claros: El vampiro de Pollidori, del que muchas han visto una transposición del aristocrata decadente inspirado en Byron y que hermanaría al vampiro con Don Juan y con Dorian Grey, el Drácula de Bram Stoker, que profundizaría en los aspectos sexuales y pulsionales de la criatura, y Varney el vampiro, olvidado folletín que haría que el vampiro estuviera envuelto en una aura trágica y meláncolica.

Si el XIX creó al vampiro literario, es el XX cuando el vampiro entra en el imaginario colectivo gracias al gran vehículo portador de mitos de dicho siglo: El Cine. La primera transposición de verdadera importancia del vampiro sería el filme de Murnau, Nosferatu, adaptación “pirata” del Drácula de Stoker, que Murnau lleva al terreno del miedo al extranjero y la enfermedad, conectando con ese estado mental que tenía Alemania en ese momento y que llevó al auge del nazismo una decada despues.

Hollywood, como dice David Pirie en su muy interesante libro El Vampiro en el Cine, adaptó la figura del vampiro con cierta incomodidad, pues el cine clásico se vió un tanto reacio a aceptar lo sobrenatural. La Universal prefirió siempre al monstruo de Frankenstein, creado a través de la ciencia (aunque fuera Weird Science) y otros filmes famosos como La Marca del Vampiro optaron por explicaciones a lo Scooby Doo donde el vampiro no era más que un engaño. Drácula sólo tuvo su adaptación oficial, la de Browning con Bela Lugosi, y una secuela no demasiado conectada con aquella, La Hija de Drácula, antes de pasar a las fases de declive del cine de terror: Primero las monster smash (reuniones de monstruos, donde frankenstein solía ser el protagonista) y  despues las parodias con Abbot y Costello. El Drácula de Browning mostraba, eso si, a un vampiro de cierto atractivo aristocrático aunque decadente, muy relacionado con ese imaginario que el americano medio tiene de europa, y que de forma bastante divertida retrataba Kubrick en Eyes Wide Shut.


(a partir del minuto cuatro)

La Hammer realmente llevó al vampiro a un nuevo nivel al acentuar los aspectos sexuales de Drácula. Es quizás en ese momento cuando la relación del aristocrata decadente y el sexo se hace más explicita que nunca, mientras que los enemigos del vampiro son descritos como fanáticos religiosos puritanos

A partir de ahí, el vampiro entra en una cierta decadencia y en realidad Pirie considera que el icono vampirico es susituido (él lo considera más bien una evolución) por el zombie estilo Romero. Claro está que el Zombie no es un monstruo sexual, sino político, lo que quizás lo hermanaría con el Nosferatu de Murnau. La decadencia del vampiro llevó a que el director Tom Holland declarará que la parodia y la autoreferencialidad eran las unicas formas de acercarse al género vampirico en los años 80, durante la promoción de su muy divertida Noche de Miedo.

Pero lo que Tom Holland no contaba es que el vampiro se estaba renovando en el medio que fue su origen. Ann Rice llevó al vampiro a una nueva dimensión en su sobrevalorada Entrevista con el Vampiro. Pero esta dimensión no era un cambió en si en el mito, porque todo el contenido “emo” del vampiro ya estaba en Varney, y aunque de forma tangencial, ya había sido visto en ciertas peliculas, como esta escena del remake de Nosferatu por Werner Herzog

No, el cambio que estableció Ann Rice fue un cambio de Punto de vista. Hasta ese momento el vampiro había sido visto desde fuera (era la amenaza, al margen de puntuales simpatías que pudiese despertar) mientras que ahora el lector empatizaba y compartía el punto de vista del vampiro: El lector era el monstruo. Ese cambio afectó lenta pero inexorablemente al imaginario vampirico. Jovenes Ocultos o Los Viajeros de la Noche mostraban el mundo de los vampiros desde dentro, aunque a través de un mortal atrapado en sus redes. La adaptación de Dracula por parte de Coppola, pese a su publicitada fidelidad a la novela de Stoker, incluía el punto de vista de Drácula, algo que Stoker había escamoteado pese a que su novela es un brillante juego de puntos de vista. El Juego de Rol Vampiro la Mascarada plagió las novelas de Rice y permitía a sus jugadores llevar personajes de vampiros y no los de los cazadores de monstruos como hasta ese momento había sido la tónica de los juegos de rol de temática terrorifica.

¿Por que el cambio de punto de vista? Tal vez la respuesta este en que el vampiro no podía ser percibido como un monstruo amenazador, porque las amenazas ya eran otras, como explica el imprescindible Doctor Repronto aquí Claro que si no es una amenaza es porque quizás ya todos eramos vampiros. La decadencia y hedonista aristocracia europea ya se había convertido en la norma a seguir por occidente y ya incluso el puritanismo USA lo acepta. La saga Crepúsculo ofrece novelas a lo Ann Rice con el suficiente grado de histerismo como para ser vistas como  aceptables por el Cinturón de la Bibilia: los vampiros, junto al otro mito sexual del terror, el hombre lobo, son retratados con mojigatería mientras las dosis folletinescas  aumentan en un imaginario puritano escrita por una mormona que afirma no haber leido ni visto historias de vampiros. Tal vez sea cierto, la osmosis cultural existe. Mientras tanto nadie parece darse cuenta (como me hizo ver mi amigo Ciro Altabás) que la saga crepusculo es una historia de viejo verde que deja en pañales la Lolita de Nabokov: un hombre de más de 100 años tiene una historia romántica con una adolescente de instituto. Tal vez es que el comportamiento de los personajes de filmes como An Education sea moneda corriente hoy en día y se pueda considerar como un filme de vampiros no sobrenatural.

Pero ya Neil Jordan había hablado sobre ello en la magnifica adaptación de la novela de Rice (superior en mi opinión al libro) donde cuatro vampiros mostraban la decadencia de la cultura de occidente: Armand, interpretado por Antonio Banderas, era el vampiro renacentista, que al apartar a Dios de la ecuación (“no he visto ninguna señal que condenase o salvase mi alma”) sólo podía jugar con representaciones manieristas.

Lestat (Tom Cruise) era el vampiro hijo de la modernidad, donde las reglas morales ya no le incuben y prefiere un camino claramente sadiano

Louis (Brad Pitt) era el vampiro romántico, que se enfrenta al mundo desde la angustia y la melancolía, tan sufrido como en el fondo inoperante, a la par que ¿casualmente? enamorado de una niña

por último el periodista que encarnaba Cristian Slater era un hijo posmoderno, que sólo le queda entender el mundo como puro goce sin pensar en el sufrimiento y que en el fondo tiene la enfermedad de finales del siglo XX…querer ser una estrella del rock.

Ahora sólo queda esperar a que se hagan peliculas de zombies desde su punto de vista y la espiral seguirá yendo un poco más abajo.

h1

Las 10 Verdades sobre el cine

septiembre 16, 2010

Tras años de leer criticas, analisis, manuales y escuchar opiniones sobre cine, he descubierto que en realidad el cine (incluso el audiovisual en general) tiene 10 verdades inmutables. Estas verdades son definitivas y quien las ignore…Ay de quien las ignore. Por ello he decidido ponerlas por escrito, para que ustedes las  tengan en cuenta tanto como espectadores como cineastas…no hace falta que me den las gracias.

1. Toda pelicula debe contar una historia…y por historia entendemos personajes, tramas, nudo, desarrollo y desenlace y relaciones causales. Todo el mundo sabe que Un Perro Andaluz hubiese pasado a la historia del cine si hubiese contado algo…

2. Los guiones se estructuran en tres actos. Si eso no se sigue se tiene un filme desestructurado y dificil de seguir. Tarantino, Fellini o Lynch no han hecho jamás una buena pelicula por este problema.

3. No hay que usar nunca zooms, teleobjetivos, movimientos de cámara alambicados, angulares excesivos, saltos de racord, pantallas partidas 0 montajes llamativos y en general ningun recurso que saque de la historia. Esos recursos los han usado mediocres como Einsestein, Kubrick ,Altman, o Welles y ya sabemos que esos directores no tenian ni idea y no son más que unos efectistas…

4. Lo especificamente cinematográfico niega que el cine se acerque minimamente a formas de discurso que no sean la novela decimonónica, que es en lo que se basó Griffth, que para eso lo inventó todo. Hacer peliculas con estéticas teatrales, tebeisticas, pictóricas, fotográficas, publicitarias, videocliperas o de videojuego es un error. Lo especifico cinematográfico es Dickens. Y punto.

5. El cine son actores, básicamente. El documental y la animación son formas bastardas, que para eso tienen premios especiales aparte en los Oscar y en los Goya. De pelis experimentales ni vamos a hablar, porque esas no tienen ni premios. De hecho, si los actores son malos, histrionicos o inexpresivos, la peli es mala. Bresson o Rosellini no querian trabajar con actores profesionales y asi les fue.

6. El Tema es lo más importante. Si se habla de un tema importante (social a ser posible) se ha hecho una peli buena de facto. Si el tema es una tontería, pues el filme es una tonteria. Es una pena que Hitchcock nunca tratará de verdad un tema candente y se dedicará a hacer filmes con absurdas tramas policiacas.

7. La explotation, el cine de género, el cine comercial y cualquier expresión industrial cinematográfica que pretenda un rendimiento económico no tiene ningun valor. Todo el mundo sabe que las Obras Maestras se han hecho para que nadie saque un duro con ellas.

8. Ahora, pasarse de pedante o de genio, tampoco. Las pelis deben ser claritas, sencillas, con recursos reconocibles, sin pasarse de personales y sin ambiguedades de ningun tipo (narrativas, esteticas o ideológicas). Godard, Von Trier, Thomas Anderson, Erice y compañía son unos pesados, hombre.

9. Los efectos especiales son innecesarios y fastidian la historia y los personajes. Lo mismo que cualquier recursos espectacular (3d, Gran Formato, Sonido envolvente, decorados). Si 2001 se hubiese hecho en 1:33, blanco y negro, sin efectos especiales, sonido mono y rodado en el porche de Kubrick quien sabe a que niveles hubiese llegado.

10. La pelicula debe ser entretenida (es decir, que no ofrezca dificultad en su visionado), tomarse en serio a si misma (nada de ironias y subtextos), elegante (nada de feismo o esteticas kitch o macarras), Tener guiones cerrados y coherentes (Vertigo es un desastre, como todo el mundo sabe) tener 90 minutos de duración (¿quien aguanta más?) Ser pelicula para cine y no otro medio ( No digamos nada de los enfermos que se tragan series de televisión enteras), Ni muy intelectuales ni muy populares (el Midcult es lo mejor) no tener secuelas ni precuelas (Kiewslosky es que no tenía ni idea)…en definitiva el único modelo a seguir es el del cine clásico americano (e incluso a Ford y Hawks a veces se le iba la olla un poco)

¿Exagero? No lo creo, pues veo que estas ideas siguen circulando por ahí, como topicos incombustibles. A fin de cuentas para eso estan…para no pensar demasiado y domesticar el arte. De hecho estas ideas coartan dia tras día a muchos cineastas jóvenes y se ceban en su inseguridad. Ah, si los cineastas (especialmente los españoles) perdieran la verguenza…

h1

REMAKES Y REMEDOS II: El Guerrero y la Hechicera.

julio 24, 2010

Ejemplo perfecto de remake fiel a la par que desvergonzado se encuentra en este filme de John C. Broderick con David Carradine de protagonista y producida por Roger Corman. Contextualicemos: A principio de los 80 La New World, todavía en manos de Roger Corman, produjo una explotation de Conan llamada Deathstalker. Rodada en Argentina lo más destacado de este exploit es que la dosis de desnudos y sexo ya presentes en la versión de Milius (y sensiblemente menores en la segunda parte de un Richard Fleisher en horas muy bajas) fueron aumentados en cantidad, calidad (no tengo nada en contra de Sandal Bergman y las demas chicas que muestran sus encantos en Conan, pero las mujeres de Deathstalker, con la malograda Lana Clarkson a la cabeza, son espectaculares) y desverguenza (el filme llega a parecer un Nudie por la cantidad de desnudos, sin mencionar la escena en la que un esbirro se transforma en mujer y se toca sus propios pechos de forma libidinosa).

Deathstalker, con un presupuesto de cinco millondes de dolares, ganó más de 20 en la taquilla norteamerciana, lo que explica que diese pie a tres secuelas (eso si, ya para el mercado del video) y, que es por lo que traemos esta simpatica pelicula de espada y brujeria a colación, toda una serie de peliculas del género bárbaro con presupuesto tan ajustado como disposición de sus actrices a mostrar su dotes no necesariamente interpretativas: Barbarian Queen, Soreceress y otras.

El filme que nos ocupa parte de ese ciclo Corman Argentino Bárbaro. Ya un elemento destacable es que este protagonizado por David Carradine, actor de culto donde los haya: Hijo de John Carradine, uno de los grandes actores de carácter del cine clásico, protagonista (y sustituto por cuestiones raciales y racistas de Bruce Lee) en la serie Kung Fu, ha trabajado con directores como Walter Hill, Quentin Tarantino y tambien con fabricantes de caspa excelsos como Jim Wynorsky, Fred Olen Ray, o Anthony Hickox y tuvo una muerte mezcla de sublime y ridicula digna de un actor que hacia subir enteros los episodios de las series de televisión donde aparecia (Embrujadas, Alias).

Pero el gran elemento destacable es que este filme es un remake fiel (casi al pie de la letra) y desvergonzado (no se compraron derechos, ni se pidio permiso ni se menciona en los creditos, vamos lo que se dice un plagio) de Yojimbo de Kurosawa.

Si ha habido la obra de un director que ha sido versionada innumerables veces ese es, sin duda, Kurosawa. Rashomon tuvo un remake western llamado Cuatro Confesiones y muchos criticos lo consideran tambien la inspiracion del musical de Cukor Les Girls. Los Siete Samurais nos solo tuvo el remake western de Los Siete Magnificos (que tuvo dos secuelas) sino que ha dado pie a filmes como Batalla más Alla de las Estrellas (conocida entre los aficionados como los siete magnificos del espacio) o Bichos. La Fortaleza Escondida fue versionada en los primeros 30 minutos de Star Wars…Pero Yojimbo ha sido versionada támbien bastantes veces. Sergio Leone, sin pagar un duro, lo adapto al Western comenzando un estilo (su anterior pelicula no tiene nada que ver con el estilo Leone, comenzando el mismo en este) un subgenero (el spaghetti Western), una estrella (Clint Eastwood) y todo un imaginario del oeste que terminario haciendose más popular que el imaginario del western realizado por los propios americanos. El filme era por un Puñado de Dolares y su éxito hizo que la productora del filme de Kurosawa demandar y los italianos debieran pagar derechos y compensaciones por usar el argumento de Yojimbo. Claro está que los japonese olvidaron mencionar el detalle de que Yojimbo estaba a su vez inspirada en Cosecha Roja de Dashiell Hammett.

El siguiente remake, totalmente oficial se ambiento en la era de la depresion y con un tono a lo Hammett, no resulto lo bueno que se esperaba. Con Bruce Willis de protagonista y Walter Hill de director su titulo era: El Ultimo Hombre.

El Guerrero y la Hechicera traslada la el argumento de Yojimbo a un mundo de fantasia que llega a tener un cierto tono a lo Corben (dentro de las limitaciones del presupuesto, claro), el samurai que interpretaba Toshiro Mifune se transforma un barbaro de pocas palabras con el rostro de David Carradine, y el código genérico hace posible que un miembro de una de las dos familias enfrentadas sea un teleñeco con forma de reptil y que una de las protagonsitas se pasee en topless todo el metraje.

Pero la fidelidad al filme de Kurosawa es absoluta, mayor que la de los filmes de Leone y Hill.

¿por qué nunca se cuenta este filme como uno de los remakes de Yojimbo? Podria aducirse la “ilegalidad” de la version, pero eso no impide que Por Un Puñado de Dolares sea el remake mas famoso de todos los dicho antes. Podemos pensar que es la escasa repercusión del filme, pero el fracaso comercial de la version de Walter Hill no impide que sea reconocido como una version de Yojimbo (o de Por Un Puñado de Dolares para los indocumentados). Quizas el Guerrero y la Hechicera vive sin que la cultura oficial lo considere uno de los remakes de Kurosawa porque al tratarse de un exploit nadie lo relaciona con un director de la Alta Cultura como Kurosawa (y que quede claro que Kurosawa es alta cultura por su “japonesidad”, demostrando que la piramide de los niveles culturales es profundamente etnocentrica) y Leone y Hill son (o se han convertido) en directores lo suficientemente Mid Cult como para entrar en el radar del stablisment cultural.

Asi que para hacer remakes sin que nadie se de cuenta el truco es volar bajo. Tal vez si Murnau no hubiese sido uno de los maestros del cine mudo nadie se hubiese dado cuenta de que Nosferatu era una version, si pagar derechos, de Drácula.