Posts Tagged ‘Edukacion’

h1

Hacer Que Ocurra

junio 18, 2011

Hacia el final de The Shock Doctrine, el brillante alegato anti-neoliberal de Winterbottom basado en la obra y las teorías de Naomi Klein (una de esas personas con la que puede que no se este de acuerdo, pero que nadie puede dudar que es meticulosa y lúcida), la susodicha nos cuenta una curiosa anecdota apócrifa de Roosevelt que resulta reveladora en estos tiempos que corren (En el minuto 10:00)

Esa es la clave para mi. Nada va a ocurrir sino se obliga a ello. Sino se sale a la calle. En los últimos tiempos no me fastidian los neoliberales convencidos. A fín de cuentas, ellos creen en algo, y por mucho que yo piense que el neoliberalismo lleva, inevitablemente, a poner fin a los derechos humanos y el concepto de democracia (es decir, lleva directamente a China), debo respetar que todavía haya gente que crea que el conepto de “neoliberalismo”es heredero legítimo y natural del espiritu liberal que dió pie a la independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa. Como digo,no son ellos (los chicos de Intereconomía) los que me fastidian.

Me fastidian los que dicen no estar de acuerdo con ese futuro neoliberal que está en el horizonte y sin embargo dicen que es inevitable. Dicen que lo único que podemos hacer es adaptarnos a ello de la mejor manera. Porque quien piensa así esta instalado no en el conformismo, sino en algo peor…está instalado en la impotencia. Esta instalado en esa dejadez típicamente europea, la misma que dejo hacer a los fascismos, la misma que dejo que Hitler se subiera a la parra hasta que casí fue demasiado tarde, la que decidió que el asunto de los Balcanes era algo que se terminaría por si solo. En definitiva, en ese pensamiento típico de cierta modernidad que dice que ningún acto es significativo, que ningun acto merece la pena.

Si piensas que hay actos que pueden merecer la pena, si piensas que el neolibealismo puede y debe ser parado, ACTÚA. SAL A LA CALLE.

HAZ QUE OCURRA

Anuncios
h1

Comentarios sobre una revuelta…

mayo 17, 2011

Comentario 1: ¿Por qué los medios de comunicación de derechas están tan nerviosos por una protesta realizada durante un gobierno del PSOE que intentan echar a toda costa? ¿Será que se han quitado las máscaras y nos muestran que ellos tambien son los siervos de Botín?

Comentario 2: ¿Por qué criticar que se utilice Facebook y Twitter en la protesta? ¿Acaso es que las protestas deben usar tecnología pre-1968 obligatoriamente?

Comentario 3: ¿Por qué  extraña que se pidan trabajo bien remunerado, vacaciones, casas, wifi gratís y dinero para el fin de semana? ¿Es que tenemos que dar gracias por volver a vivir como el siglo XIX? ¿Es que los que estan en el poder nos dan lecciones de austeridad?

Comentario 4: ¿Por que el gobierno del PSOE quiere mostrar simpatía por la protesta mientras que se envía a la policía nacional a sofocar las concentraciones? ¿Es que cada vez le es más dificil seguir el juego de “somos los siervos de Botín pero no queremos que se nos note?

Comentario 5: ¿Por qué el País y Público empezaron ignorando la noticia y despues la han apoyado? ¿Es que se enteran de lo que pasa en España a través del Washington Post?

Comentario 6: ¿Por qué nos pasamos todo el día diciendo que los jovenes de hoy en día son apáticos y cuando hacen algo activo y concienciado les llamamos gamberros? ¿Que esperabamos que fuera la reacción de la juventud? ¿Escribir Cartas al Director como los jubilados?

Comentario 7: ¿porque no empezamos a relacionar lo que pasa en Grecia, Libia, Tunez, Marruecos y España como una reacción popular mediterranea frente a estructuras de poder autoritarias (aunque ciertamente no todas en el mismo grado)? ¿Acaso es que seguimos pensando que nosotros somos un país europeo y democrático normal como Alemania o Francia?

Comentario 8 ¿Por qué estoy escribiendo esto y no me voy a Sol a armarla? ¿Es que ya estoy muerto por dentro?

h1

Los Límites de la Representación: La Imagen Nazi (I)

diciembre 9, 2010

En nuestra sociedad, posmoderna y laica (sólo el cinturón de la Biblía escaparía a esto) el Mal ha dejado de ser representado por el Demonio, Satán o cualquiera de sus acólitos. De hecho una cierta simpatía teñida de ingenuidad es la que recorre el imaginario satánico de índole heavy, que sólo ofende en los estados que no reconocen la Teoría de la Evolución…

En realidad, la imagen del Mal en nuestra sociedad es el nazismo. Pero la imagen nazi tiene diversos aspectos. El primero es el origen de la imagen fascista, la cual esta relacionada con la vanguardia, pues el fascismo y el nazismo eran, inicialmente, movimientos vanguardistas, revolucionarios y de izquierdas, aunque eso es algo que hoy en día se prefiere obviar. El fascismo se relacionó enseguida con el futurismo, pero el futurismo fue, hasta cierto punto, un movimiento fallido, a diferencia del constructivismo (que se convirtió en la estética proletaria pre-Stalin). El fascismo pasó a utilizar un estilo monumental de tono clásico hipertrofiado e inevitablemente abocado al kitch.

El Nacional-socialismo inicialmente optó por una estética sincrética, como se ve en la pro-nazi (a pesar de lo que dijera Fritz Lang) Metropolis, donde auna monumentalismo, futurismo, constructivismo y expresionismo, y que el texto transcurre por fantasías sexuales, imágenes biblicas, fascinación maquinal y tensiones sociales…

Pero el filme que se convirtió en la obra maestra del nazismo fue El Triunfo de la Voluntad, filme que supera a El Nacimiento de Una Nación como dicotomía entre ética y estética y que es una obra maestra de la propaganda.

Es curioso que sin embargo, el cine realizado en la época nazi fuera fundamentalmente musicales y que el gran esfuerzo cinematográfico del cine alemán fuera una adaptación en technicolor de Las Aventuras Del Barón Münchasen

De hecho, El Triunfo de la Voluntad influyó en la propaganda de los aliados y fue tomada como modelo por Capra en su Why we fight?

Esto nos lleva al filme ficticio que forma parte de Malditos Bastardos, El Orgullo de una Nación, filme propagandistico Nazi que Tarantino hace que recuerde más a filmes propagandisticos USA (Historia de un soldado, El Nacimiento de una Nación e incluso las peliculas de la Canon o Star Wars) que a los realizados por Goebels

Lo cual nos hace ver que la imagen nazi ha tenido una gran influencia en la cultura pop (comics de superhéroes, Blockbusters, estética leather, sexo alternativo y demás) quizás por aunar la fascinación por el horror,la idea del superhombre (idea que recorre la cultura pop desde la era del pulp), monumentalidad y épica wagneriana.

Un hecho importante es la presencia de la estética nazi en lo erótico, desde Visconti:

a la sexplotation:

Pero la imagen Nazi tiene una segunda parte que es la imagen de los Campos de Concentración, de la que hablaremos en el siguiente post.

h1

Los Límites de la Representación: La Imagen Proletaria

noviembre 29, 2010

Uno de los acontecimientos que más han marcado el devenir del pasado siglo ha sido el de los movimientos obreros. Desde la Revolución de Octubre a la caída del muro de Berlín, desde los brutales movimientos anti-obreros de los Estados Unidos en 1920 a los movimientos del frente popular en Francia, la historia del siglo XX es la historia de sus movimientos proletarios, desde su auge a su represión pasando por su domesticación.

El imaginario de la lucha obrera se establece inicialmente en dos polos: De uno el constructivismo (la facción comunista y más efectiva del futurismo hecha por los sovieticos), que tiene que ver con el arte de propaganda, el formalismo y el ojo en el puño. En cine el maestro de esto es Eisenstein, que de hecho deshumanizó (era vanguardista, no podía ser de otra manera) el relato hasta el punto de que el protagonismo individual se perdía en el interior de las masas:

De otro lado esta el realismo. De herencia decimonónica, el realismo y su compromiso con la realidad se consideraba (y se considera) que era necesario en la lucha obrera pues, de alguna forma, parece que el realismo es una especie de salvaguarda de la identidad de la realidad frente a la manipulación de lo que Marx llamaba la supertestructura. Sin embargo el realismo si fue muy bien aceptado por la sociedad burguesa, que pronto lo tomó como modelo estético. Además, desde Dickens la burguesía ha utilizado el relato de tono social y humanista como medio para exorcizar su culpa de clase, algo que va desde Griffith…

…pasando por Chaplin…

…o el neorrealismo italiano…

…y que llega hasta el moderno y en general bastante (en el fondo) conservador realismo cinematográfico español, lleno de buenismo y melodrama, León de Aranoa Style:

Es curioso como el formalismo de Eisestein ha sido rechazado como estética obrera (pero si aceptado como ejemplo formalista en los Blockbusters, curiosamente) mientras que el realismo ha sido asimilado como el verdero imaginario de la lucha obrera, pues ya el realismo socialista (de origen stalinista, no lo olvidemos) instauró ese imaginario realista que poco a poco se ha ido transformando en esa noción de izquierda domesticada, alejada de verdadera retórica marxista y para nada revulsiva del perroflautismo. Si hasta Avatar toma nociones de la izquierda antisistema, significa que todo la imagen de izquierda esta aburguesada. Tal vez la verdadera imagen revolucionaria fuera de los limites del stablishment (burguesía es ya un término anticuado) sea la que se da en los documentales conspiranoicos e ideológicamente confusos a lo Zeitgeist:

h1

Vampiros

septiembre 27, 2010

No voy a aburrirles con el típico comentario sobre los orígenes del vampiro y su relación con mitos griegos, los incubus y sucubus y demás erudicciones que no vienen al caso. El origen del vampiro tal y como ha pasado a nuestro imaginario actual tiene tres origenes literarios claros: El vampiro de Pollidori, del que muchas han visto una transposición del aristocrata decadente inspirado en Byron y que hermanaría al vampiro con Don Juan y con Dorian Grey, el Drácula de Bram Stoker, que profundizaría en los aspectos sexuales y pulsionales de la criatura, y Varney el vampiro, olvidado folletín que haría que el vampiro estuviera envuelto en una aura trágica y meláncolica.

Si el XIX creó al vampiro literario, es el XX cuando el vampiro entra en el imaginario colectivo gracias al gran vehículo portador de mitos de dicho siglo: El Cine. La primera transposición de verdadera importancia del vampiro sería el filme de Murnau, Nosferatu, adaptación “pirata” del Drácula de Stoker, que Murnau lleva al terreno del miedo al extranjero y la enfermedad, conectando con ese estado mental que tenía Alemania en ese momento y que llevó al auge del nazismo una decada despues.

Hollywood, como dice David Pirie en su muy interesante libro El Vampiro en el Cine, adaptó la figura del vampiro con cierta incomodidad, pues el cine clásico se vió un tanto reacio a aceptar lo sobrenatural. La Universal prefirió siempre al monstruo de Frankenstein, creado a través de la ciencia (aunque fuera Weird Science) y otros filmes famosos como La Marca del Vampiro optaron por explicaciones a lo Scooby Doo donde el vampiro no era más que un engaño. Drácula sólo tuvo su adaptación oficial, la de Browning con Bela Lugosi, y una secuela no demasiado conectada con aquella, La Hija de Drácula, antes de pasar a las fases de declive del cine de terror: Primero las monster smash (reuniones de monstruos, donde frankenstein solía ser el protagonista) y  despues las parodias con Abbot y Costello. El Drácula de Browning mostraba, eso si, a un vampiro de cierto atractivo aristocrático aunque decadente, muy relacionado con ese imaginario que el americano medio tiene de europa, y que de forma bastante divertida retrataba Kubrick en Eyes Wide Shut.


(a partir del minuto cuatro)

La Hammer realmente llevó al vampiro a un nuevo nivel al acentuar los aspectos sexuales de Drácula. Es quizás en ese momento cuando la relación del aristocrata decadente y el sexo se hace más explicita que nunca, mientras que los enemigos del vampiro son descritos como fanáticos religiosos puritanos

A partir de ahí, el vampiro entra en una cierta decadencia y en realidad Pirie considera que el icono vampirico es susituido (él lo considera más bien una evolución) por el zombie estilo Romero. Claro está que el Zombie no es un monstruo sexual, sino político, lo que quizás lo hermanaría con el Nosferatu de Murnau. La decadencia del vampiro llevó a que el director Tom Holland declarará que la parodia y la autoreferencialidad eran las unicas formas de acercarse al género vampirico en los años 80, durante la promoción de su muy divertida Noche de Miedo.

Pero lo que Tom Holland no contaba es que el vampiro se estaba renovando en el medio que fue su origen. Ann Rice llevó al vampiro a una nueva dimensión en su sobrevalorada Entrevista con el Vampiro. Pero esta dimensión no era un cambió en si en el mito, porque todo el contenido “emo” del vampiro ya estaba en Varney, y aunque de forma tangencial, ya había sido visto en ciertas peliculas, como esta escena del remake de Nosferatu por Werner Herzog

No, el cambio que estableció Ann Rice fue un cambio de Punto de vista. Hasta ese momento el vampiro había sido visto desde fuera (era la amenaza, al margen de puntuales simpatías que pudiese despertar) mientras que ahora el lector empatizaba y compartía el punto de vista del vampiro: El lector era el monstruo. Ese cambio afectó lenta pero inexorablemente al imaginario vampirico. Jovenes Ocultos o Los Viajeros de la Noche mostraban el mundo de los vampiros desde dentro, aunque a través de un mortal atrapado en sus redes. La adaptación de Dracula por parte de Coppola, pese a su publicitada fidelidad a la novela de Stoker, incluía el punto de vista de Drácula, algo que Stoker había escamoteado pese a que su novela es un brillante juego de puntos de vista. El Juego de Rol Vampiro la Mascarada plagió las novelas de Rice y permitía a sus jugadores llevar personajes de vampiros y no los de los cazadores de monstruos como hasta ese momento había sido la tónica de los juegos de rol de temática terrorifica.

¿Por que el cambio de punto de vista? Tal vez la respuesta este en que el vampiro no podía ser percibido como un monstruo amenazador, porque las amenazas ya eran otras, como explica el imprescindible Doctor Repronto aquí Claro que si no es una amenaza es porque quizás ya todos eramos vampiros. La decadencia y hedonista aristocracia europea ya se había convertido en la norma a seguir por occidente y ya incluso el puritanismo USA lo acepta. La saga Crepúsculo ofrece novelas a lo Ann Rice con el suficiente grado de histerismo como para ser vistas como  aceptables por el Cinturón de la Bibilia: los vampiros, junto al otro mito sexual del terror, el hombre lobo, son retratados con mojigatería mientras las dosis folletinescas  aumentan en un imaginario puritano escrita por una mormona que afirma no haber leido ni visto historias de vampiros. Tal vez sea cierto, la osmosis cultural existe. Mientras tanto nadie parece darse cuenta (como me hizo ver mi amigo Ciro Altabás) que la saga crepusculo es una historia de viejo verde que deja en pañales la Lolita de Nabokov: un hombre de más de 100 años tiene una historia romántica con una adolescente de instituto. Tal vez es que el comportamiento de los personajes de filmes como An Education sea moneda corriente hoy en día y se pueda considerar como un filme de vampiros no sobrenatural.

Pero ya Neil Jordan había hablado sobre ello en la magnifica adaptación de la novela de Rice (superior en mi opinión al libro) donde cuatro vampiros mostraban la decadencia de la cultura de occidente: Armand, interpretado por Antonio Banderas, era el vampiro renacentista, que al apartar a Dios de la ecuación (“no he visto ninguna señal que condenase o salvase mi alma”) sólo podía jugar con representaciones manieristas.

Lestat (Tom Cruise) era el vampiro hijo de la modernidad, donde las reglas morales ya no le incuben y prefiere un camino claramente sadiano

Louis (Brad Pitt) era el vampiro romántico, que se enfrenta al mundo desde la angustia y la melancolía, tan sufrido como en el fondo inoperante, a la par que ¿casualmente? enamorado de una niña

por último el periodista que encarnaba Cristian Slater era un hijo posmoderno, que sólo le queda entender el mundo como puro goce sin pensar en el sufrimiento y que en el fondo tiene la enfermedad de finales del siglo XX…querer ser una estrella del rock.

Ahora sólo queda esperar a que se hagan peliculas de zombies desde su punto de vista y la espiral seguirá yendo un poco más abajo.

h1

Las 10 Verdades sobre el cine

septiembre 16, 2010

Tras años de leer criticas, analisis, manuales y escuchar opiniones sobre cine, he descubierto que en realidad el cine (incluso el audiovisual en general) tiene 10 verdades inmutables. Estas verdades son definitivas y quien las ignore…Ay de quien las ignore. Por ello he decidido ponerlas por escrito, para que ustedes las  tengan en cuenta tanto como espectadores como cineastas…no hace falta que me den las gracias.

1. Toda pelicula debe contar una historia…y por historia entendemos personajes, tramas, nudo, desarrollo y desenlace y relaciones causales. Todo el mundo sabe que Un Perro Andaluz hubiese pasado a la historia del cine si hubiese contado algo…

2. Los guiones se estructuran en tres actos. Si eso no se sigue se tiene un filme desestructurado y dificil de seguir. Tarantino, Fellini o Lynch no han hecho jamás una buena pelicula por este problema.

3. No hay que usar nunca zooms, teleobjetivos, movimientos de cámara alambicados, angulares excesivos, saltos de racord, pantallas partidas 0 montajes llamativos y en general ningun recurso que saque de la historia. Esos recursos los han usado mediocres como Einsestein, Kubrick ,Altman, o Welles y ya sabemos que esos directores no tenian ni idea y no son más que unos efectistas…

4. Lo especificamente cinematográfico niega que el cine se acerque minimamente a formas de discurso que no sean la novela decimonónica, que es en lo que se basó Griffth, que para eso lo inventó todo. Hacer peliculas con estéticas teatrales, tebeisticas, pictóricas, fotográficas, publicitarias, videocliperas o de videojuego es un error. Lo especifico cinematográfico es Dickens. Y punto.

5. El cine son actores, básicamente. El documental y la animación son formas bastardas, que para eso tienen premios especiales aparte en los Oscar y en los Goya. De pelis experimentales ni vamos a hablar, porque esas no tienen ni premios. De hecho, si los actores son malos, histrionicos o inexpresivos, la peli es mala. Bresson o Rosellini no querian trabajar con actores profesionales y asi les fue.

6. El Tema es lo más importante. Si se habla de un tema importante (social a ser posible) se ha hecho una peli buena de facto. Si el tema es una tontería, pues el filme es una tonteria. Es una pena que Hitchcock nunca tratará de verdad un tema candente y se dedicará a hacer filmes con absurdas tramas policiacas.

7. La explotation, el cine de género, el cine comercial y cualquier expresión industrial cinematográfica que pretenda un rendimiento económico no tiene ningun valor. Todo el mundo sabe que las Obras Maestras se han hecho para que nadie saque un duro con ellas.

8. Ahora, pasarse de pedante o de genio, tampoco. Las pelis deben ser claritas, sencillas, con recursos reconocibles, sin pasarse de personales y sin ambiguedades de ningun tipo (narrativas, esteticas o ideológicas). Godard, Von Trier, Thomas Anderson, Erice y compañía son unos pesados, hombre.

9. Los efectos especiales son innecesarios y fastidian la historia y los personajes. Lo mismo que cualquier recursos espectacular (3d, Gran Formato, Sonido envolvente, decorados). Si 2001 se hubiese hecho en 1:33, blanco y negro, sin efectos especiales, sonido mono y rodado en el porche de Kubrick quien sabe a que niveles hubiese llegado.

10. La pelicula debe ser entretenida (es decir, que no ofrezca dificultad en su visionado), tomarse en serio a si misma (nada de ironias y subtextos), elegante (nada de feismo o esteticas kitch o macarras), Tener guiones cerrados y coherentes (Vertigo es un desastre, como todo el mundo sabe) tener 90 minutos de duración (¿quien aguanta más?) Ser pelicula para cine y no otro medio ( No digamos nada de los enfermos que se tragan series de televisión enteras), Ni muy intelectuales ni muy populares (el Midcult es lo mejor) no tener secuelas ni precuelas (Kiewslosky es que no tenía ni idea)…en definitiva el único modelo a seguir es el del cine clásico americano (e incluso a Ford y Hawks a veces se le iba la olla un poco)

¿Exagero? No lo creo, pues veo que estas ideas siguen circulando por ahí, como topicos incombustibles. A fin de cuentas para eso estan…para no pensar demasiado y domesticar el arte. De hecho estas ideas coartan dia tras día a muchos cineastas jóvenes y se ceban en su inseguridad. Ah, si los cineastas (especialmente los españoles) perdieran la verguenza…

h1

Cenizas de la Modernidad

julio 5, 2010

Rocco y Sus Hermanos es una de las grandes obras maestras de Visconti…Y además una de las influencias principales en El Padrino de Coppola. No sólo por la que el director italoamericano escogiera a Nino Rota como compositor sino por otros detalles, como el uso operistico del montaje paralelo. Incluso la trama tiene sun cierto parecido, pues en ambos casos se trata de la cronica de una familia de inmigrantes sicilianos en Milán en el caso de Visconti, Nueva York en el caso de Coppola.

Sin embargo más revelador que los parecidos son las diferencias. En Visconti, que podriamos considerar en la órbita del Cine Moderno, hay un claro apoyo de la ley, del estado, frente a las obligaciones familiares atávicas de los sicilianos. Visconti apoya la traición de un miembro de la familia que enterga a su hermano (culpable de homicidio y violación) frente a la obligación familiar de defenderle. Visconti parece indicar que el proyecto de la modernidad debe abandonar esas obligaciones pre-ilustrada como el honor familiar. La integración de los inmigrantes pasaría entonces por la aceptación plena del Estado Moderno.

Coppola se situa en el cine posclásico. El proyecto de la modernidad ha caido. En El Padrino, los elementos del Estado o las instituciones son invariablemente corruptos, politicos, policias, empresarios, banqueros, sacerdotes…Michael Corleone al principio de la saga es un hombre que cree en el American Way of Life y que ha combatido en la Segunda Guerra Mundial (“¿Que heroicidades has hecho por extraños?” le pregunta su padre en una de las escenas eliminadas). No quiere ser parte de su familia (“Yo no soy así” le dice a Kay al principio)…pero poco a poco va viendo que su familia y su padre…ese padre que es un criminal, que representa lo contrario del estado moderno, al que sólo le debería respeto según los parámetros simbólicos o atávicos, es lo único verdadero en un mundo donde la modernidad ha fracasado en su proyecto.

¿Que queda despues de todo esto? Si la modernidad fracasa (nadie cree en el estado) y la familia se disgrega…¿Donde está el asidero? En ambos casos se trata de familias de inmigrantes: internos en el caso de Rocco y externos en el caso de El Padrino. Ahora que Europa de enfrenta a nuevos grupos migratorios una pelicula nos ha dado la clave para ello.

Un profeta cuenta la historia de un chico arabe nacido en Francia, sin familia y sin pertenecer a un grupo. La modernidad del estado francés no le ha podido dar más que la carcel. Allí entra en contacto con las viejas mafias (la corsa y la italiana), mientras aprende a leer. Alli va conviertiendose en persona con responsabilidades a través del asesinato y el tráfico de drogas. Encontrará figuras paternas por un lado terriblemente crueles (el jefe de la mafia corsa) o cariñosas pero débiles (su amigo que le enseña a leer enfermo de cancer). Al final, desbancará a las viejas mafias (simbolos de las creencias premodernas europeas, débiles y a punto de desaparecer por nuestro nihilismo), saldrá de la carcel (la modernidad no se ha enterado de nada, aunque ciertos medios si han funcionado) y se convertirá en un rey del crimen, con su propia familia e integrado en su cultura, a la que en principio daba la espalda. Es curioso como Francia, un pais con una gran tradición en la representación filmica de la educación (de El Pequeño Salvaje a La Clase, pasando por Hoy Empieza Todo o Todo o Nada) ha hecho su Padrino desde la perspectiva de la escuela y la formación. El propio director del filme, Jacques Audiard, dijo: “Cuando se habla de la carcel como una escuela de delincuencia, se olvida de lo importante que es la palabra escuela”.

Así que de las cenizas de la modernidad y de los restos de lo simbólico el protagonista del filme nos advierte que nueva sangre llega a Europa…porque quizás Europa ya no pertenezca a nosotros, los nihilistas europeos que no creemos ya ni en la modernidad ni en las tradiciones, sino a los pueblos que llegan aqui para quedarse.