Posts Tagged ‘In Tyler we trust’

h1

La Revolución comenzará en la ficción.

junio 6, 2011

En 1982 y finalizada en 1988, Alan Moore y David Lloyd publicarón la serie de comics V de vendetta. El comic era una revisitación de una distopía a lo 1984, que pretendía ser una metafora de  la sociedad británica de la era Thatcher, aunque Moore se alejó del fatalismo de Orwell y convertía a su personaje protagonista en un rebelde que nadie era capaz de doblegar y que había llegado a un cierto extremo de locura que impedía a la maquinaria del sistema poder anularle o controlarle, llegando a derribar dicho sistema.

En 1994, Grant Morrison empezó su serie de Los Invisibles, donde un grupo de gente lograban ver más allá de la realidad y participaban en la fase final de una guerra secreta entre terroristas de la realidad y un grupo fascista plutocráta que había convertido el sistema en una forma de atadura y esclavismo espiritual.

En 1996, Chuck Palahniuk publicó Fight Club, donde narraba como un hombre  alienado por el estilo de vida de los 90 terminaba degenerando en una ezquizofrenia que le convertía en lider de un grupo terrorista al estilo Unabomber.

En 1999, con una sincronización francamente notable, se estrenan dos películas que marcarán el imaginario del nuevo siglo: El Club de la Lucha y The Matrix. Ambas tratan de un hombre que se siente alienado en su trabajo y termina siendo el mesias de una rebelión contra el sistema. En el primer caso (como en la novela homónima) es una esquizofrenia destructiva que lleva a un apocalipsis.

En el segundo caso, un delirio mesianico que se revela como una amenaza continua al sistema, prometiendo una rebelión en masa.

En el 2000 Marvel publicó un comic llamado La Hermandad, donde supervillanos mutantes decidían que los metodos de Magneto and Cía eran insuficientes en su lucha y decidían pasar a un terrorismo brutal. La serie fue cancelada según la editora por malas ventas, pero su cancelación, sospechosamente, coincide con el siguiente evento.

En el 2001, se realiza el acto terrorista más famoso de la historia  que, aparte de ser un acontecimiento de una gran brutalidad y crueldad, es (10 años despues podemos atrevernos a decirlo) la mayor perfomance que ha visto el siglo XXI de momento, un acto de puro terror realizado en el corazón del capitalismo. Un acto simbólico del que, sin embargo, poca gente percibió el hecho de que no se atacaba un simbolo de la América Democrática (la Estatua de la Libertad, por ejemplo) sino de la América Coporativa (el World Trade Center). La maquinaria de los medios de comunicación insistió en el aspecto de agresión del Islam y el mundo arabe a los USA (Reagan hizó un buen trabajo preparándoles como los nuevos malos oficiales) o incluso de Orientey el Tecer Mundo  a Occidente. Se obvió enseguida que el ideologo de la masacre era un millonario educado en Suiza y entrenado por la CIA. Alguien del sistema que se había vuelto contra él.

En 2002, Mark Millar hizó que el grupo de superheroes The Authority se enfrentaran al conglomerado corporativo y neoliberal, que de forma brutal, intentaba frenar las reformas sociales y politicas que el supergrupo estaba intentando lograr. Pese a la censura de DC, uno puede reconocer a Ted Turner, Bill Gates y George Bush jr entre los malvados. La serie de comic continuó con otros guionistas (y menor brillantez), con enfrentamientos contra el conglomerado militar-industrial-económico que llegó hasta hacer que el supergrupo diera un golpe de estado en los USA e instaurarse como nuevo gobierno.

En 2006, llega la adaptación al cine de V de Vendetta. La película centra su metáfora en el mundo post 11-s y, pese a las acusaciones de reducir el nivel de radicalidad de la obra original, incluía escenas de cierto peso político. Los productores, acertadamente, convertía a V en una especie de Zorro, cuyos enemigos no eran los gobernantes coloniales españoles aristocráticos y corruptos, sino el sistema que había eliminado la democracia.

Todo estas obras artísticas (todas, menos una, de ficción y la que es real es obvio que esta muy influida por la puesta en escena de los Bolckbusters) parecen haber sevido, durantes estos años, como humus de las nuevas rebeliones que se estan y seguramente se seguirán produciendo.

Ustedes pueden ver como la mayor parte de las obras mencionadas estan presentes en este video que se lanza como advertencia a la clase política. Si la izquierda radical en los 60 tenía a Lenin y Althusser como ideologos ahora tiene a Moore y Palahniuk. Si Stalin y Mao eran los modelos, han sido sustituidos por supervillanos Marvel y superhéroes de Wildstorm. Si el Che Guevara fue su martir, ahora lo será Osama Bin Laden. Pueden criticar los cambios de modelos, pero la cuestión es que la rebelión necesita conceptos que la inspiren y lo ha encontrado en la Cultura Pop. Y a mi eso me parece grandioso.

Eso si, como dice la frase atribuida a Slavoj Žižek, “se nos ha convencido antes de que es posible una invasión zombie que de un cambio del sistema”. De hecho la mayor parte de las obras mencionadas acaban su rebelión en un escenario apocaliptico. Incluso la sere Authority finalizó con un planeta Tierra destruido. La pelicula V de Vendetta no muestra el mundo tras la rebelión, pero si lo hace el comic, que es un antecedente de la visión de Tyler Durden.

Visión que recuerda el inicio del filme Soy Leyenda

…que no es otra cosa más que una pelicula de Zombies.

Asi que necesitamos que la ficción (a ser posible la ficción pop) nos muestre otros sistemas. La primera conquista es la de la imaginación. La primera rebelión es la mental.

Anuncios
h1

La Guerra Simulada

julio 9, 2010

En el filme de Mamoru Oshii, The SkyCrawlers, una obra maestra que recomiendo vivamente, se describe un mundo donde las guerras tal y como las conocemos ahora, se han eliminado. En su lugar, se desarrollan combates aereos en aviones de diseño retro pilotados por niños creados en laboratorios, que son siempre niños y que se regeneran para volver a combatir una y otra vez. Son soldados en guerras simuladas, pues aunque hay combates reales, no hay bajas civiles, no hay pérdidas de territorios ni invasiones o saqueos. Sólo combates seguidos por televisión, para de esa forma la humanidad pueda tener su ración de agresividad bélica sin los inconvenientes de una guerra real.

Oshii utiiliza este background para desarrollar una historia de corte existencialista, con ecos del mito de Sísifo, sobre la repetición, la falta de sentido en una misión sin final, sobre la angustia del volver a repetir todo una y otra vez. Pero si yo traigo a colación este filme es porque a mi el concepto de Guerra simulada de Skycrawlers me recuerda todo lo que rodea al mundial.

Este video muestra esa épica guerrera y patriotica que rodea a las competiciones de futbol internacional. Los paises se enfrentan en un combate ya sin bajas civiles ni invasiones. La final contra Holanda es una guerra en la que no perdemos ni ganamos territorios, pero simulamos esos enfrentamientos entre paises que la realidad Geopolitica hace cada vez más complicados (aunque no imposibles, especialmente en el Tercer Mundo). El espíritu partriotico y el ardor guerrero es convocado ante nosotros. Se nos pide de hecho una colaboración, aunque esa colaboración no es otra que la de ser espectadores. Eso si, los gritos, las pintura tribales, los himnos y las banderas son parte del espectaculo, en un épica posmoderna digna de Zack Snyder.

(Nota: Si traigo a colación 300 es porque en la calle el miércoles me encontré a unos chavales gritando “ESTO ES ESPAÑA” acompañado de los Huh Hoh de los espartanos de Miller/Snyder)

Asi que la selección (La Roja) son nuestros niños guerreros en un combate sin invasiones ni bajas civiles, para que nosotros disfrutemos del espectaculo de la guerra sin ninguno de los incovenientes. Quizás asi podamos superar el hecho de ser una generación sin una gran guerra. Ya lo dijo Tyler Durden: “Somos los hijos medianos de la Historia”

NOTA FINAL: Pese a que me declaro antinacionalista en cualquiera de sus vertientes y rechazo el seguimiento de banderas, deseo que el domingo gane España por una única razón…el goce de ver Barcelona llena de banderas españolas al día siguiente de las manifestación a favor del estatut. Son los pequeños placeres de la vida.

h1

EL CLUB DE LA LUCHA, AVATAR Y LA GRAN MADRE.

mayo 17, 2010

El Club de la Lucha (Fight Club, 1999) fue no sólo un gran fracaso comercial, sino que la crítica fue especialmente agresiva y demoledora contra ella. Nominada sólo a los efectos de sonido (que perdió frente a Matrix) en los Oscars, en cambio si fue nominada a varios antioscars. Hoy en día, sin embargo, su estatuto de filme de culto hace que tenga un prestigio que recuerda al de Blade Runner (otro fracaso critico y comercial) en los 80.

El Club de la Lucha tiene sin embargo un elemento que todavía pesa sobre él. Varias veces que he hablado del filme con algunas mujeres (y hablo, por supuesto, de mujeres inteligentes y con gusto) el filme no les entusiasma tanto como a mi y siempre me indican que es por que consideran que el filme es demasiado masculino. Incluso un filme de reairmación masculina. Esto me lleva a preguntarme si verdaderamente el filme cumple sos requisitos de masculinidad. Mi respuesta es: Es masculino el Club de la Lucha: SI. Es un filme de reafirmación masculina: Rotundamente NO.

En le Club de la Lucha nos encontramos diversos elementos que hablan precisamente de la masculinidad, pero esos elementos nos devuelven una masculinidad deficitaria. Así El personaje sin nombre de Edward Norton (el Narrador) se mete en un grupo de gente con cancer testicular que afirman que siguen siendo hombres pese a que ya no puedan tener hijos o sus voces se parezcan cada vez más a la de los castrati. Los club de lucha son invariablemente filmados con esa hipermasculinización de los filmes de tios duros de los 80, y obviamente no hay mujeres en ellas. Su rechazo a las mujeres hace que todo el entorno de los fight club sea una fantasia masculina de tipo claramente filogay. Hombres sudorosos que gozan con el choque de sus cuerpos, donde el narrador afirma que, tras una semana, “tu culo parecería esculpido en madera”, y, de hecho, Tyler Durden sostiene que “somos una generación criada por nuestras madres. Me pregunto si una mujer es verdaderamente la respuesta”.

He ahí la clave. La hipermasculización de Tyler Durden y todo lo que rodea al club de la lucha viene porque “han sido criado por sus madres”. El padre de Narrador y por ende el de Tyler Durden se casó con otra cuando eran pequeños y les abandonó (montando franquizias, dice ccon sorna Tiler Durden). Asi que el patriarcado deficitario (la llamada anual que hace Durden no le da la respuesta, al menos de forma que tenga un sentido para él) da paso al dominio del matriarcado. Por eso el Narrador, llora entre las tetas de Dios cuando aparece la gran madre oscura.

Y esa diosa es la que esta detrás de todo el proyecto politico de Tyler Durden. Proyecto politico que se puede entender tanto desde una óptica fascista como de ultraizquierda o simplemente anarquista, pero que tiene dos principios: La destrucción de la civilización (la gran herencia patriarcal) para volver a la Madre Tierra…y el sacrificio como pago a dicha madre tierra. Sacrificio que en un momento dado debe realizarse sobre la mujer que encarno a la diosa al principio, pues hasta la propia mujer puede ser una victima sacrificial a la madre tierra.

Sacrificio a la tierra que esta en la base del terrorismo nacionalista, sea fascista o de ultraizquierda. Las fascinación que el dicurso de Tyler Durden ejerce sobre nosotros los espectadores (pues Tyler Durden es fascinante, no nos engañemos) es la misma que sentían las juventudes hilteranas o la que sienten los cachorros de ETA.

Asi que El Club de la Lucha es una película que retrataba un cierto estado mental de occidente, pero quizás fue demasiado clara, demasiado precisa, como para que la maquinaria de la recepción critica supiera que hacer con ella.

Todo lo contrario de Avatar.

Avatar es, como se ha dicho tantas veces, Pocahontas en el espacio…y Bailando Con Lobos, incluso hasta La Selva Esmeralda. Pero cuando se dice eso la gente olvida que el talento de Cameron ha hecho explicito lo que en esas historias estaba implicito: La adoración a la madre tierra. El imaginario que Disney ya planteaba desde los tiempos de Bambi (la Naturaleza como una madre cariñosa y buena frente a un hombre que es destructivo) hasta Hermano Oso (donde el protagonista decide seguir siendo oso abandonando su lado humano) y que esta presente en todos los filmes de restitución del indigena que ha hecho el cine americano es lo que en Cameron alcanza su perfección.

En Avatar Jake Sully es un paralítico que puede vivir una aventura pulp a lo Rice Burroughs, la mezcla perfecta entre John Carter de Marte y Tarzan. Vive en la selva, doma dragones y se folla a alienigenas de tres metros. La selva de hecho termina obedeciendo sus ordenes. No olvidemos que el mito del Tarzan literario (hasta ahora domado por Hollywood en sus traslaciones cinematográficas) remite tanto al Buen Salvaje como al Superhombre Nietzchano.

Cameron unifica en su personaje esas dos cosas: Sully es un buen salvaje en tanto en cuanto traiciona y abandona la civilización y es un superhombre en cuanto se comunica directamente con la Madre Tierra, que en este caso es Pandora. Asi Sully se enfrenta contra el patriarca, el Coronel, una mezcla muy habil de Jonh Wayne, el Robert Duvall de Apocalipse Now y George Bush, jr, para abrazar a la madre tierra. La civilización patriarcal es destruida por la madre tierra y los alienigenas. Y el espectador lo aplaude porque los representates de la tierra son ejecutivos corporativos o rednecks, mientras que los alienigenas son una mezcla entre gatitos e indios americanos. Sus ojos enormes a lo manga hacen posible la identificación, sus rasgos felinos los hacen atractivos (yo por ejemplo, veo muy atractiva a la alienigena de Avatar, aunque puede que sea una perversión mia) y su conexión nativo americana hacen que decadas de culpabilidad del cine de Hollywood nos hagan aceptar sin reservas que son buenos salvajes, que viven en armonia con el mundo y que son intirinsecamente bondadosos y sabios. Solo un ultracatolico loco como Mel Gibson se ha salido de ese imaginario perroflauta con su esplendida Apocalipto. Pero esa es la excepción y Avatar, como buen filme Pulp, como noble filme espectaculo, debe seguir la tradición.

Pero Cameron hace que su mundo salvaje sea perfectamente confortable. Imaginarizado como un Edén, el espectador olvida que hay depredadores en Pandora temibles (o asimila que los depredadores sólo atacarán a los que no viven en paz con su entorno) y la inteligencia de Cameron hace que el Edén tenga conexiones USB e internet. La fantasia perfecta en el mundo del facebook. Ya la forma de introducirse en la aventura no puede ser más Geek…Sully en un avatar en un mundo pulp como si jugara al World of Warcrft definitivo.

Es curioso el cambio de Cameron de Aliens a Avatar. Si en el primero la Madre tenia ya una presencia explicita al tratarse de una lucha por las crias, la lucha estaba del lado humano en tanto Sigourney Weaver se enfrentaba a una diosa madre terrible y oscura porque los hombres estaban ausentes y ella era quien tenía que hacerlo.

En Avatar, Sigourney Weaver se funde con esa Gran Madre que ya no se percibe como un alienigena agresivo sino como un amoroso eden. Y el hombre esta presente, aunque el verdadero Jake Sulley es un bebe a lado de su chica alienigena, la cual le sostiene en brazos en una Pietá compositiva que ya nos indica que el hombre prefiere definitvamente ser un alien que destruye la humanidad a ser parte de la civilización.

Y en algun lado Tyler Durden sonríe mientras ve como el final que él previó para la civilización esta cada vez más cerca.